Inicio » Tenis »

Descarnada confesión de la madre de Djokovic: Reveló famosa derrota que lo hizo llorar desconsolado

Dijana Djokovic detalló cómo fue ese momento de gran dolor para el tenista.

Guía de: Tenis

Novak Djokovic, lo dijimos en más de una oportunidad en este canal, es uno de los grandes del tenis de esta era. El día que se retire, será recordado por hacer historia junto a otros magníficos jugadores como Roger Federer y Rafael Nadal (el “big 3″). Aun cuando, para los espectadores, corre con desventaja frente a ellos.

Pero aun los campeones, como el actual número 1 del mundo, sufren tropiezos que los marcan. Después logran reponerse y vuelven a la carga incluso mejores que antes.

Novak Djokovic se retira de Río de Janeiro con lágrimas en los ojos, tras ser derrotado por Juan Martín del Potro / www.infobae.com

Novak Djokovic se retira de Río de Janeiro con lágrimas en los ojos, tras ser derrotado por Juan Martín del Potro / www.infobae.com

En el caso de “Nole”, el padecimiento por la derrota frente a Juan Martín del Potro en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, lo hizo llorar desconsolado.

Se trató de una eliminación ajustada, pero eliminación al fin: 7-6 y 7-6, para irse del torneo en primera ronda y tener que esperar otros 4 años para intentarlo nuevamente.

Lee también: Djokovic reconoció su momento más vergonzoso en un torneo: Jugó con una fuerte resaca

A ese momento se refirió su madre. Como es costumbre en estos tiempos, la mujer habló en un vivo de Instagram, donde aseguró que “aquella derrota aun me rompe el corazón. Las lágrimas que le vi en aquella ocasión son las más grandes que le he visto. Tenía todo para ganar el oro, pero el deseo no le fue concedido”, se lamentó.

Dijana Djokovic recordó que su hijo no se encontraba bien, lo que terminó jugando en contra del ganador de 17 Grand Slams: “Tenía ese problema en el codo y no pudo soportar la presión. Sentía que había decepcionado a la gente de Serbia”. 

Para Novak, la cita olímpica en Brasil representaba una oportunidad dorada, valga la redundancia, de encontrar revancha: se enfrentó en primera ronda con el mismo rival que le había ganado el partido por la medalla de bronce en Londres 2012.

Y su marcha en la temporada era inmejorable, habiendo obtenido el Australian Open y Roland Garros de ese año. Llegaba con toda la máquina funcionando a tope. Pero su cuerpo no le permitió convertir el sueño en realidad.

Su obsesión, tras su tercer puesto en Beijing 2008, era la de llegar al premio máximo al que cualquier deportista aspira: ganar la medalla de oro en un Juego Olímpico.

Puede que sea de las pocas ocasiones en las que Djokovic se quedó, al menos hasta el momento, con la sangre en el ojo. Para colmo, el evento que iba a desarrollarse este año en Tokio fue postergado por el brote del coronavirus. ¿Tendrá revancha?

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios