Inicio » Tenis » Equipo

Federer y su campaña para ser cinco veces Maestro

A sus 29 años Roger Federer no se cansa de ganar títulos grandes. Aún cuando el gran favorito para adjudicarse las Finales de Londres era Rafael Nadal, el suizo aumentó su legendario palmarés con su quinto trofeo en el torneo que cierra la temporada.

Para un jugador con los números de Roger Federer, una campaña como que la que tuvo este 2010 no es suficiente para ser considerada brillante, aún cuando para cualquier otro tenista sería posiblemente la mejor temporada de su carrera.

Roger Federer

Foto: Reuters

El suizo se tomó una pequeña revancha en la final: venció a Nadal, el único jugador que ha logrado eclipsarlo en las últimas temporadas.

Es que el suizo de 29 años llegó a las Finales Barclays ATP World Tour con cinco títulos este año, incluyendo el Abierto de Australia -su 16° Grand Slam- y un Masters 1000 en Cincinnati. Pero el hecho de ser eclipsado por un legendario Rafael Nadal, que ganó los otros tres Grand Slams y los tres ATP World Tour Masters 1000 sobre arcilla para afianzarse como el No. 1 del mundo, dejaba en un segundo orden al helvético y con una espina clavada.

Así ambos llegaron como los principales favoritos al certamen y con cartas potentes: Nadal quería ganar el único título grande que le faltaba, y Federer llegaba con marca de 21-2 después de su traumática derrota en semifinales del US Open, donde desperdició dos puntos de partido antes de caer ante Novak Djokovic, además de ser cuatro veces campeón del prestigioso certamen.

Federer quedó en el Grupo B, la zona considerada como la más pareja junto a Andy Murray y Robin Soderling, contra quienes tenía importantes derrotas, además del siempre luchador David Ferrer.

Justamente ante el español tuvo que estrenarse ‘Fed-Ex’ el primer día de competencia en Londres, que recibió por segunda vez el Masters de fin de año. Fue victoria 6-1, 6-4 con comodidad para el helvético ante el rival que había vencido en la final de este mismo campeonato en 2007, y aumentó su récord a 11-0 sobre el ibérico.

El primer gran desafío del diestro llegó dos días después, cuando el escenario en la previa era totalmente distinto ante Andy Murray: el británico tenía marca de 8-5 sobre Federer y lo había vencido en dos de tres encuentros este año.

Sin embargo, en una asombrosa presentación, el segundo sembrado aplastó sin piedad al favorito local, que venía de vencer en el debut a Soderling, por un potente 6-4, 6-2 en apenas una hora y 15 minutos.

Así llegó la definición del grupo ante Soderling, que tenía chances aún de clasificar a semifinales. El registro de 14-1 que tenía el suizo en la previa no presagiaba nada, sobre todo porque el sueco es un especialista en canchas rápidas bajo techo, pero con una gran demostración con su servicio, el helvético se impuso 7-6(5), 6-3.

La final soñada para reeditar un clásico

De esta forma Federer ya estaba en semifinales por octava ocasión en sus nueve presentaciones en el Masters, sin perder un solo set. Sin embargo el paso a la final lo tendría que dirimir nada menos que ante Novak Djokovic.

Con el recuerdo aún vivo de esa épica victoria del serbio sobre el suizo en Nueva York hacía sólo dos meses, las apuestas estaban equilibradas, pero Federer no perdió el tiempo y simplemente aplastó al No. 3 del planeta por 6-1, 6-4 en 80 minutos con un tenis donde no dio respiro, con 30 tiros ganadores ante sólo 14 de Djokovic, quien quedó totalmente indefenso.

Un par de horas antes Nadal también cumplía con su parte de la tarea, derrotando en casi tres horas a Murray y así se reeditaría uno de los clásicos más grandes en la historia del deporte. Para condimentar aún más el duelo, ambos llegaban invictos, lo cual no pasaba desde 1993, y además por primera vez desde 1986 llegaban los dos primeros del ranking a la definición del título.

Roger Federer

Foto: Reuters

Federer ha tenido cinco veces la copa del Masters en sus manos.

Un repleto estadio O2 con 17,500 personas se aprestó a ver la 22ª edición del choque y segunda del año, ya que Nadal había ganado en la final de Madrid. Por ser su superficie preferida, Federer tenía las fichas a su favor y lo ratificó con un brillante primer set, donde dominó con una agresividad que incluso para él es inusual y con un solitario quiebre lo ganó 6-3, perdiendo apenas tres puntos con su saque.

En el segundo, la garra y lucha de Nadal le permitieron revivir y aprovechar sus primeras chances de quiebre en el cuarto juego, y de ahí en más se aferró con todo a la ventaja para llevarse el parcial 6-3, y dejar todo en suspenso para el tercero.

Se esperaba otra guerra, palo a palo, en el set final, pero nada de ello ocurrió. Federer retomó su instinto asesino y golpeó por todos lados a un aturdido español, quien cedió su saque dos veces y así se selló la victoria 6-3, 3-6, 6-1 para el helvético.

Así Roger Federer llegó a las cinco copas en el torneo de maestros (2003-04, 2006-07, 2010), igualando la marca de Ivan Lendl y Pete Sampras, sumando en toda su carrera 66 coronas. Así abrochó otra temporada potente, donde además llegó a las 900 victorias, por lo que a sus 29 años, y con las nuevas generaciones presionándolo cada vez más, envió el mensaje a todo el mundo que todavía tiene hambre para dejar en claro que sigue siendo el mejor de todos los tiempos.

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X