Inicio » Tenis » Equipo

Gastón Gaudio: Un Grand Slam inolvidable

El argentino ex No. 5 del mundo anunció su retiro del tenis con 32 años, aunque llevaba largo tiempo ausente, pero el mayor recuerdo de su carrera sigue intacto, con su brillante título en Roland Garros 2004.

Si hay un torneo que resumió lo que fue la carrera de Gastón Gaudio, ese es Roland Garros 2004. Contra todos los pronósticos el ‘Gato’ se transformó en el tercer argentino en la historia en ganar un Grand Slam y así entró en los libros del deporte latinoamericano.

Esta semana el bonaerense anunció su retiro oficial del tenis, aunque en términos efectivos el jugador de 32 años no entra a una cancha desde agosto del año pasado, siendo su último triunfo en junio de 2010 en primera ronda del Challenger de Marburgo.

Gaudio

Foto: AFP

Gaudio con el trofeo más importante de su carrera: Roland Garros 2004.

Gastón Gaudio tiene el privilegio de ser uno de los tenistas más destacados que haya dado Argentina, y aunque sus vitrinas sólo contaron con ocho títulos profesionales, muchos de ellos fueron importantes, pero sobre todo uno que vale por un millón: la de un Grand Slam.

En ese torneo se pudo en plenitud lo que fue Gastón Gaudio en su carrera: un talento gigante, con un revés a una mano privilegiado y que está entre los mejores de la historia, pero una cabeza inestable, que lo abandonaba de forma inexplicable por largos momentos en partidos o durante semanas y meses, lo cual confabuló para que quizás no obtuviera más logros, pero que le bastó para tocar el cielo en París.

Gaudio llegó a Roland Garros el 2004 como No. 44 del mundo y tenía como mejor resultado los octavos de final en 2002. Su campaña comenzó tambaleante, pero demostró que su cabeza estaba más fuerte de lo acostumbrado al ganar dos partidos a cinco sets, ante los potentes Guillermo Cañas y Jiri Novak.

Así el ‘Gato’ afirmó el pulso y comenzó a derribar a otros interesantes rivales como el sueco Thomas Enqvist, el ruso Igor Andreev y el ex No. 1 del mundo Lleyton Hewitt. Así llegarían los grandes desafíos ante otros dos compatriotas, David Nalbandian y Guillermo Coria.

En ambos duelos el favoritismo no estaba del lado de Gastón Gaudio, pero ante Nalbandian desarrolló una de sus mejores presentaciones del torneo para vencerlo en sets corridos, y así llegó a la final, que ya de por sí era histórica por contar con dos argentinos. Coria en ese momento era tres del mundo y de ganar quedaría como el mejor tenista del año, en la ya extinguida Carrera de Campeones, y se esperaba que pronto diera el salto a ser el mejor del planeta y que en París sumaría el primero de muchos Grand Slams.

El 6-0, 6-3 con el que Coria ganó los dos primeros sets parecían sellar la historia, con un Gaudio al cual parecía estar pesándole la situación, muy errático, nervioso y frustrado. Pero la inminencia del triunfo empezó a pasarle la cuenta al ‘Mago’ y el mérito de su compatriota fue mantenerse siempre luchando y así revivió. Además no se dejó desconcentrar por los problemas físicos de Coria y así remontó para forzar un quinto set.

Si algo faltaba para coronar una historia que siempre será recordada en el tenis de esta parte del mundo era una definición de ese tipo, donde Coria sacó dos veces para partido, tuvo dos puntos de partido, pero no estaba destinado a ser, y luego de más de tres horas y media de encuentro, Gaudio alzó los brazos tras sellar el triunfo 0-6, 3-6, 6-4, 6-1, 8-6.

Así se podrán decir muchas cosas de Gastón Gaudio, especialmente por su temperamento en cancha, del cual circulan muchos videos famosos en internet por sus clásicos auto-insultos, quejas y gritos durante sus partidos, recriminándose los errores y odiando el deporte, pero fue capaz de superarse a sí mismo y estar a la altura de su talento, lo cual no logró ningún otro jugador de su generación, de los cuales se esperaba que obtuvieran un Grand Slam por sobre el ‘Gato’ que dejó su sello en el torneo más importante del planeta en arcilla.

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X