Inicio » Tenis »

La primera esposa de Björn Borg confiesa ante todos que sigue enamorada de la estrella del tenis

Mariana Simionescu, casada con Borg entre 1980 y 1984, admitió que su amor sigue muy vigente, aunque el tenista rehizo su vida.

Guía de: Tenis

Hay amores que duran para siempre. Por ejemplo, el de Björn Borg y John McEnroe -quienes dieron un partido épico en la final de Wimbledon 1980- por el tenis.

Estos gigantes del “deporte blanco” volvieron a reunirse para la Laver Cup, torneo de exhibición jugado para rendirle homenaje a Rod Laver, haciendo las veces de capitanes de sus respectivos equipos.

Björn Borg junto a Mariana Simionescu: la rumana sigue enamorada del extenista sueco / http://www.mirror.co.uk

Björn Borg junto a Mariana Simionescu: la rumana sigue enamorada del extenista sueco / http://www.mirror.co.uk

Y en tiempos en los que esa “batalla” ganada por el sueco se está rememorando en la cinta “Borg-McEnroe” -con las actuaciones de Sverrir Gudnason como Borg y Shia LaBeouf como McEnroe- apareció la primera esposa del vencedor para decir que… sigue enamorada de él.

Tamaña confesión la de Mariana Simionescu, extenista rumana que, para completarla, lo dijo en una entrevista con el medio británico Mirror, en la premiere de la cinta en Estocolmo y con la presencia de Borg.

Ver la película le trajo recuerdos muy emotivos a Simionescu. A tal punto que, 33 años después de haberse divorciado, no logró contenerse: “No sé si yo fui el amor verdadero de la vida de Björn. Pero él lo fue para mí”.

Más allá de lo que fue la vida de Borg tras el retiro, con sus adicciones y sus desavenencias en cuanto a lo económico, existió una historia de amor que, al terminar, dejó a una de las partes por el piso.

Te interesará también: “La inquietante historia de Björn Borg: La leyenda del tenis que dilapidó su fortuna”

De hecho, Simionescu continúa viviendo con su madre en Mónaco, donde también residió junto a su exmarido. Pero luego de la ruptura con la exleyenda, jamás volvió a formalizar una relación.

“Fue como estar soñando, o volando. Nosotros estábamos enamorados y fue hermoso. Fue el momento más emocionante de mi vida”, admitió la rumana, quien en total estuvo ocho años con el sueco -cuatro en pareja y otros cuatro casados- y agregó que “estaba tan enamorada que ni recordaba mi nombre”.

Por otro lado, recordó cómo era el ganador de 11 Grand Slams con ella: “Muy, muy dulce. Todo de él era lindo, porque si bien se mostraba bastante tímido, yo lograba sacar sus emociones”.

Una historia de amor que en 1984 quedó trunca -el campeón está casado con Patricia Östfeldt- pero que se mantendrá viva en el corazón de Simionescu.

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X