Inicio » Tenis »

Rafael Nadal: De pensar en dedicarse al golf por una lesión a volver a ser el número 1

El manacorí volvió ayer a la cima del ranking mundial luego de 37 meses; mucho antes, sufrió una lesión que casi lo hace cambiar de deporte.

Guía de: Tenis

www.lanacion.com.ar / AFP

www.lanacion.com.ar / AFP

Nadal es lucha. Es perseverancia. Es insistencia en su máxima expresión. Porque si algo le permitió volver a figurar arriba de todos en el ranking de la ATP después de 3 años, fue ese espíritu de no rendirse nunca.

Nadal es también un muchacho con suerte. Muchos de los jugadores que compiten -o competían- con él para quedarse con ese lugar de privilegio, sufrieron lesiones o caídas bruscas en su rendimiento. Claro, a esa suerte también la ayudó ganando su décimo Roland Garros.

Podrá parecer una obviedad. Pero siquiera tener en cuenta de que se trata de la cuarta vez en la que el de Manacor se convierte en número 1 del mundo, alcanza para dimensionar lo que significa -para él- la tercera palabra de este artículo. La lucha.

Y es que en 2005, luego de quedarse con su primera corona en el Grand Slam disputado en París, se le diagnosticó una lesión congénita en el escafoides del tarso, un hueso pequeño del pie izquierdo.

Ese instante de amargura, que bien pudo haberse apoderado de sus sueños, es relatado en la biografía “Rafa”, que escribió el inglés John Carlin. El mismo que había dicho que Lionel Messi era una persona “insoportable e irrespetuosa” cuando quiso entrevistarlo y el astro del fútbol respondió desganado.

Es en ese libro donde aparece un médico madrileño, especialista en el escafoides, alarmando al español y advirtiéndole que era posible tener que dejar el tenis profesional. Con 19 años y casi toda su carrera por delante, el nuevo número 1 del mundo luego de 3 años -lo había dejado el 6 de julio de 2014- pensó en dedicarse al golf, otra de sus pasiones.

Según describe el diario “El Mundo”, el jugador diría en 2011, con gran entereza, que “aquella posibilidad, más bien distante, tiene que esperar por ahora, y espero que para siempre”. Seis años después de esa primera lesión, el jugador confiaba, aun siendo bueno con los palos, en continuar con la raqueta.

Ahora, seis años después de esas declaraciones, y sobre todo muchas lesiones más, podemos decir que Nadal les ganó. No tenemos el marcador, pero está claro que batió a las molestias y dolencias que lo atormentaron.

2008, 2010, 2013 y 2017, los cuatro años en los que el manacorí se convirtió en número 1 y que quedarán grabados para siempre como símbolo de lo que la tercera palabra de este artículo, significa realmente para él. La lucha.

Más sobre Tenis

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X