Inicio » TV chilena » Equipo

Tu Cara me Suena, otro mal paso de Mega

Mega en su afán de renovar su pantalla ha caído nuevamente en la fórmula apurada y efectista. Es así como nace “Tu Cara Me Suena” una fórmula que teniéndolo todo, aporta nada (o muy poco).

Algo pasa con Mega, algo pasa que hace que sus apuestas televisivas tengan poca creatividad y dejen un sabor relamido y seco en la boca a los que vemos su programación.

La sensación no es gratuita, pero deja ese gusto amargo de ver como un grupo de productores meten en la juguera sandías caladas de la fórmula televisiva actual, pero fallan en el condimento esencial que es la sal.

Es así como sale “Tu Cara me Suena”, un adelanto a la propuesta de Mi Nombre es Vip (ojo, que esto ya se hizo con Yo Soy y el tema terminó en tribunales), donde se mezcla a Ninotodos me conocen por comerme a PerlaMorales, Kenita “nos tienes hasta la tuzaLarraín, Lolo “deja de dar jugo” Peña, y Juan Antonio “No estaba muerto” Labra, o Fernando “Todos creen que me llamo Nachito” Godoy, entre otros, pero que le falta ese sabor a sal y pimienta que completa cualquier alimento.

Los talent show como género televisivo tienen una fórmula que está probada a nivel mundial. Un casting pseudo humorístico, y galas donde varios meses después se muestran los reales avances de los verdaderos talentos, programas como “Mi Nombre Es”, “Talento Chileno”, o “Factor X” lo entendieron así, y otros como “Fiebre de Baile” entendieron que si la fórmula no estaba en el proceso, se encontraba en el sabor del backstage farandulizando los contenidos tal como lo supo hacer Tinelli en Argentina.

Este programa más bien debería ser un concurso al mejor personificador o maquillador.  Imagino que estas  pobres personas que los ponen a hacer milagros no pueden dormir pensando cómo cresta hacer para que Kenita Larraín se parezca a Celia Cruz, o que Juan Antonio Labra logre su misión de vida, imitar -aunque sea una vez- bien a Michael Jackson.

Acá tenemos a un Luis Jara que hace tiempo perdió su chispa, un panel de expertos que tal vez se toman demasiado en serio su rol, profesores empeñosos, y un grupo de figurillas que ponen lo mejor de sí para destacar, pero que por contexto no llegan a la nota deseada.

¿El aporte?

No se entiende el aporte real de la apuesta de Mega, mal que mal la audiencia no quiere ver a conocidos imitando, sino que quiere ver algo más, quiere reír, identificarse, o comer morbo. Esa es la real pimienta que le falta a este programa, aunque a veces confieso que es tan grande el ridículo de algunos participantes que logran esbozar una pequeña sonrisa en mí.

En todo caso para los participantes no es nada fácil este desafío, requiere de mucho esfuerzo, pasan por mucho estrés, o si no que lo diga Kenita Larraín que personificó a Luis Miguel, tuvo que ser complicadísimo, es que debe ser tremendamente difícil entrar en el cuerpo del hombre con el que tuviste un romance y luego te pateó.

Más sobre TV chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X