Inicio » Animé »

¿Akira al cine? Sepa por qué fallan adaptaciones de Animé

La adaptación norteamericana de la película de culto Akira, basada en el manga de Katsushiro Otomo, ya genera sudas sobre su puesta en escena.

Guía de: Animé

Más de una vez hemos soñado con que Hollywood adapte nuestras historias favoritas, tanto por la cantidad de dinero involucrado en las producciones como por la calidad de los efectos especiales digitales de los que disponen hoy en día; sin embargo, cada vez que sabemos que algún estudio norteamericano pondrá sus manos en una serie clásica de animé, ponemos el grito en el cielo.

No sé si éramos más ingenuos o demasiado soñadores. Pero desde la irrupción de internet en nuestras vidas, he oído hablar durante más de 10 años sobre posibles adaptaciones de algún animé clásico. De estas supuestas adaptaciones una se cumplió, una fue una (desagradable) sorpresa, hay una que no ha pasado de una mera especulación debido a un póster falso –muy bien hecho por cierto-  y recientemente se ha anunciado que un estudio norteamericano ha empezado a desarrollar el guión de una nueva adaptación de un animé a formato de película occidental de acción en vivo.

Akira

Foto: Akira Comitee

La destrucción de Tokyo en Akira da origen a un Japón lleno de luchas internas y bandas rivales.

Hablamos de la adaptación norteamericana de la película de culto (basada en el manga de Katsushiro Otomo) Akira. Una historia post-apocalíptica que ocurre en Neo-Tokyo, una ciudad reconstruida luego de una devastadora explosión ocurrida hace 30 años.

¿Pero por qué los foros y blogs especializados en el mundo del animé, con lo poco que se sabe por ahora de la adaptación –que mucho no pasa de ser mera especulación y más de algo debe ser más que nada voladores de luces- han comenzado a realizar comentarios en contra de la futura producción cinematográfica?

Para empezar es muy bien sabido que generalmente las adaptaciones de Hollywood no funcionan cuando se trata de rescatar el espíritu de una obra. Ejemplos hay muchos, especialmente cuando vienen desde los estudios Warner, quienes son los encargados de dar vida a esta adaptación. Las películas de Batman han tenido muchos detractores en todas sus versiones. Superman Returns fue un fracaso rotundo –al menos en cuanto a críticas- y ni hablar del fracaso que casi significa la versión que se estuvo preparando a manos de Tim Burton, con un Superman de traje negro y que no podía volar. Y para echarle más leña al fuego, Green Lantern fue una decepción de principio a fin.

Segundo: cuando los norteamericanos se hacen de una franquicia y/o serie para transmitirla en su país, es muy común que hagan cambios en la serie para adaptarla a su mercado, interviniendo fuertemente la serie, cortando partes, adaptando diálogos y un larguísimo etcétera. Bismark (conocida acá como “EL Jinete Sable”), Macross (adaptada como Robotech), One Piece (a un personaje que fuma le cambiaron el cigarro por un koyak), Gundam SEED (las armas de los personajes fueron cambiadas por pistolas de discos) y muchas otras son un claro ejemplo de las “maldades” que hacen en Estados Unidos con nuestras queridas series.

Tercero: Existen dos precedentes de adaptaciones de series de animé hechas en Hollywood que nos demuestran el nulo conocimiento o, más bien, el nulo interés por llegar a los fans de las series, que finalmente es de quienes depende que a la película le vaya bien; por mucho que una película sea “jugueteable” y se pueda ganar más dinero a través de los distintos juguetes y productos relacionados, la esencia de una película es el cine, lo demás es sólo un extra.

dragon-ball

Dragon Ball fue un sueño que se convirtió en pesadilla para los fanáticos de la serie de animé.

La película de Dragon Ball fue resistida poco a poco según se iba obteniendo más información respecto de la trama (posteriormente se le cambió el nombre y la película quedó como: Dragon Ball Evolution) terminando –en los casos más extremos- en protestas y entierros simbólicos frente a cines en todo el mundo. La película fue un fracaso de taquilla, ni hablar de las ventas de los DVDs, y hasta el día de hoy los fans de la serie original se burlan de la película.

El otro precedente es la trilogía de películas de los Transformers. Partiendo por un director que gusta del reciclaje de tomas, Michael Bay logró realizar el sueño de muchos fans de los Transformers sólo para verlo destruido frente a sus ojos a medida que iban apareciendo más y más detalles de la producción. Transformers irreconocibles, una trama que muestra más a los personajes humanos que a los robots, unido a una gran cantidad de cambios en la esencia de la serie original, hacen que esta adaptación sea una de las más malas de la historia del cine.

De Neo-Tokyo a Neo-Manhattan

Al tener en cuenta estos precedentes no es necesario siquiera señalar las razones por las que la versión cinematográfica de Akira; pero como sabemos que no todos pasan por blogs y sitios especializados les diremos cuáles son los cambios más importantes en comparación con la película y manga originales:

Kaneda y Tetsuo son hermanos y no están en una pandilla de motos.

Kaneda es dueño de un bar en Neo-Manhattan.

Tetsuo es secuestrado por agentes gubernamentales liderados por El Coronel.

Para recuperar a su hermano, Kaneda se une a Ky Reed y su movimiento underground, que tiene por objetivo revelar la verdad de la destrucción de Nueva York hace 30 años.

Kaneda cree en esas teorías, pero se sorprende cuando se da cuenta que Tetsuo tiene poderes telekinéticos.

Ky cree que Tetsuo está destinado a liberar a un joven niño llamado Akira, que ha tomado control de su mente.

Kaneda chocará con las tropas del Coronel en su ruta de detener a Tetsuo para liberar a Akira.

Akira emerge desde su prisión cortesía de Tetsuo, mientras Kaneda intenta salvar a su hermano antes de que vuelvan a destruir a la isla de Manhattan, ya que fue Akira quien la destruyó 30 años atrás.

Algunos de los cambios pueden ser perfectamente entendibles, cuando se cambian detalles que son importantes en la historia original, se pierde mucho del corazón de la película. Ahora sólo queda esperar a ver las primeras imágenes promocionales, saber con certeza quiénes serán los actores que darán vida al proyecto  y ver el tráiler para poder empezar a decidir si vale la pena verla en el cine o mejor esperamos que salga en el cable o por otra vía.

Más sobre Animé

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X