Inicio » Animé »

Shonens: Las mejores series animé para jóvenes y niños (I)

A continuación veremos, en una primera parte, algunos de los mejores Shonens que nos ha entregado el animé.

Guía de: Animé

El shonen es el género dedicado a los niños y jóvenes en general; las series que abarcan van desde aventuras hasta basadas en deportes. A continuación un listado -esto es sólo la primera parte-  de series shonen que deben ver:

Shonens

Foto: Youichi Takahashi

¡Fútbol, fútbol, fúuuuutbol! Cuando eras chico y veías los "Súper Campeones", una vez terminado, ibas a jugar fútbol con los amigos.

Capitán Tsubasa (Los Súper Campeones): Otra de las series más famosas del estilo y de las más recordadas (y parodiadas en la vida diaria) por quienes la vieron. Un joven con gran destreza para el fútbol debe lograr sortear distintos equipos y rivales en su camino para ganar el Campeonato Nacional Escolar del Japón. Con la ayuda de sus compañeros de equipo y un jugador brasileño retirado (Roberto Sedinho, el nombre con el que lo conocimos acá y que más de uno se preguntó si sería basado en un personaje real), Tsubasa Ohzora -Oliver Atom en latinoamérica- debe ir derrotando uno a uno a los distintos equipos para llegar a la gran final, donde enfrentará a su rival Steve Hyuga (Kojiro Hyuga). Lo que más se recuerda de esta serie era lo enorme que eran las canchas donde se jugaban los partidos; a tal punto que llegó a correr un rumor que decía que se calculó que debían tener cerca de 40 kilómetros entre arco y arco. La serie debutó en Japón en 1985, posee 4 películas, una reedición hecha en 1989 y dos secuelas: Captain Tsubasa J y Captain Tsubasa: Road to 2002.

Dragon Ball Z: El shonen por excelencia. A estas alturas de la vida, no existe fan del animé alguno que no haya siquiera oido hablar de esta serie. Si bien en un comienzo (Dragon Ball) era una historia basada en la leyenda del Rey Mono, la serie evolucionó y, principalmente, su segunda parte (DBZ) fue netamente una serie de peleas en donde Gokú salavaba a la Tierra de terribles villanos como Vegeta (quien logra redimirse durante la serie), Freezer, Cell y Majin Buu. A la fecha casi no existe una serie de animé tan recordada como Dragon Ball Z y en la que la gran mayoría de los fans del animé concuerda que es una de las mejores series que han existido y que jamás será igualada. En 2009 la serie fue re-editada para hacerla más corta y darle un formato digital (y así aprovechar la venta de Blu-Rays entre los fans), quedando finalmente en sólo 98 capítulos en vez de los 291 que tenía la serie original.

Shonens

Foto: George Morikawa

Si Rocky existiera, sería fan acérrimo de Ippo.

Hajime no Ippo: Boxeo desde las bases. Eso es Hajime no Ippo. Una serie entretenidísima, que te captura desde el capítulo 1, personajes demasiado queribles y que siempre andan metiendo al pobre Makounochi en problemas. La serie lleva muy bien el manga en el que se basa, las peleas son intensas y hasta en algunos casos agotado y aliviado de poder ver el resultado. Con 2 “temporadas” a su haber (la primera de 75 episodios y la segunda sólo con 26), Hajime no Ippo es una serie que de verdad te atrapa, te guste o no el boxeo; pero si no te gusta, te dará razones suficientes como para querer al menos mirar un match o (si tienes suerte y conoces a alguien que posea guantes y protectores) participar de un match entre amigos, sólo con el conocimiento de las distintas técnicas que se van explicando a lo largo de la serie.

Shonens

Foto: Yoshihiro Togashi

El chico malo hace una buena acción que desconcierta al mundo de los espíritus.

Juju Hakusho: Esta serie es de las pocas que pudo competir de igual a igual contra Dragon Ball Z (iban en el mismo horario). Un joven rebelde (Yūsuke Urameshi) muere en un accidente al intentar salvar a un niño de ser atropellado. Como no era un buen chico, pero realizó una acción ciertamente noble, no se le permite la entrada ni al cielo ni al infierno, por lo que debe vagar en la Tierra mientras Botan -una habitante del otro mundo- prepara su resurrección. Finalmente Yūsuke vuelve a la vida, pero el más allá tiene otros planes para él, ya que junto a otros espíritus que va conociendo a lo largo de la serie, deberá investigar eventos paranormales y enfrentarse a demonios y espíritus malignos que azotan al mundo de los vivos.

Shonens

Foto: Shuuichi Shigeno

Una serie hecha y pensada para los fans del mundo tuerca y los tunnings.

Initial D: Si pudiésemos hablar de un precedente a la saga de películas de “Rápido y Furioso”, ése sería la serie de Initial D. Corredores urbanos en las calles de Japón con autos “tuneados”.  Un chico (Takumi Fujiwara) que ayuda a su padre desde séptimo año de colegio, ha adquirido una especial técnica de manejo de autos con el paso de los años debido a las constantes subidas y bajadas por una peligrosa ruta hacia un hotel donde debe entregar Tofu. Obviamente en uno de sus viajes deja en ridículo a uno de los líderes de un grupo de corredores callejeros, quien hará lo imposible para retarlo nuevamente a una carrera. Las escenas de las carreras están muy bien hechas, logra generar emoción entre los espectadores. Debido a que es una serie “vieja” y en donde se empezaron a hacer la primeras mezclas de animación 3D con animación digital, los autos se notan demasiado sobre puestos en la serie, siendo éste el único gran detalle que tiene en contra. Initial D posee actualmente  4 series y 4 OVAs.

Más sobre Animé

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X