Activistas argentinos detenidos en Chile durante actos de vandalismo

Se conoce que al menos 12 argentinos fueron detenidos en los desmanes y pillajes de los últimos días.

Guía de: Argentina

Captura de pantalla de 2019-11-14 14-56-11

Vandalismo en Chile.

En las últimas semanas fueron detenidos al menos 12 argentinos en Chile durante los actos de vandalismo y pillaje. La lista de detenidos incluye a argentinos residentes en Argentina que cruzaron la frontera para participar de los actos de violencia y pillaje que ensombrecen a Chile. Los argentinos fueron detenidos en distintos hechos en Santiago, Puerto Varas, Punta Arenas, Buin, Maipú, San Pedro de Atacama, Valparaíso y Chiguayante. Cuentan entre 21 y 46 años, y antecedentes de militancia política radicalizada, algunos serían anarquistas, según información publicada por el diario Clarín de Argentina.

Agitadores profesionales

Uno de ellos ha sido identificado como Juan Carlos Giménez, acusado de participar en saqueos junto a otras 26 personas, según explicita el diario Clarín. Pertenecería a la Sociedad de Resistencia Oficios Varios de Lomas de Zamora, agrupación de orientación anarquista. Consultas efectuadas a Migraciones, lograron determinar que el señor Giménez viajó especialmente a Chile a unirse a la protesta en un vuelo de Aerolíneas Argentinas el último lunes 11.

Otro de los argentinos detenidos sería Claudia Florencia Verón, una joven que registra antecedentes de detenciones en la Argentina y cuyos viajes a Brasil, Perú y Turquía se siguen con atención por las FFSS argentinas.

Captura de pantalla de 2019-11-14 14-53-35

 A tales detenciones de argentinos realizando actos violentos en Chile, se suma la de Facundo Morales Schoenfeld, guerrillero argentino en las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), capturado herido durante un enfrentamiento hace dos días en Bolivia.

Cúmulo de coincidencias

Hace pocos días, en Buenos Aires, se desarticuló una banda de terroristas anarquistas. En los sucesivos allanamientos se pudo incautar armas y material explosivo casero, pero lo más singular fue documentación que indica fluidos contactos con grupos anarquistas chilenos. El grupo argentino se denominaba “22 de agosto” y tendría estrechos contactos con el denominado “Individualistas Tendiendo a lo Salvaje” (ITS), quienes se adjudicaron algunos de los actos ilegales de los últimos tiempos en Chile.

Un detalle que alarmó a las autoridades argentinas fue que el líder de la agrupación tenía preparada una camioneta Honda CRV con un detonador de explosivos remoto que funcionaba a través de un teléfono celular. Solo le faltaba la carga para detonar para que ese mecanismo sea un “coche bomba”.

Según afirman en sus propias páginas web, ambos grupos terroristas se nutren entre sí con sedes que mantienen en la Argentina. Circunstancia que fue ratificada por funcionarios de Chile y por informes reservados del gobierno de Mauricio Macri, que pudo reconstruir el periodista Nicolás Wiñazky del diario Clarín. Esos movimientos se expandieron, o viceversa, a México, Escocia y España.

Su postura ideológica, según su propia web, es buscar e incluso gozar con la caída de la civilización. “La amenaza invisible se desenvuelve ahora, a plena luz del día, robando saqueando, quemando”, explican.

Se agrega la demora de la PDI en autorizar el ingreso a Chile, de tres personas que se identificaron como periodistas. El hecho ocurrió en los últimos días de octubre. De acuerdo al medio Misiones4, las personas serían Nazareno Roviello, Andrés Masotto y Leandro Díaz del Campo, que trabajan para medios relacionados con ideas radicales como La Retaguardia, Sudestada y Radio Presente la Agencia de Noticias de Comunicación Alternativa y Popular (Ancap). Según declaró Roviello: “…dijeron que nos iban a deportar porque hay fotos en nuestras redes sociales que incitan al odio”. Horas después se les permitió el ingreso.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X