Apagón masivo en Buenos Aires: Las recriminaciones entre el gobierno y Macri

En medio de una agobiante ola de calor y falta de agua potable se produjo un gran apagón en la región metropolitana de Buenos Aires.

Guía de: Argentina

Captura de pantalla de 2022-01-12 18-34-12

Una falla en el suministro eléctrico generó un gran apagón en la ciudad de Buenos Aires y alrededores. El apagón se produjo en momentos que desde varias horas atrás se había suspendido el suministro de agua potable y el calor rondaba los 40º con una sensación térmica superior.

Aproximadamente a las 13 horas del 11 de enero, cuando la sensación térmica alcanza los 41.1 grados, y el sistema de agua potable se encontraba suspendido desde media mañana, se produjo una masiva suspensión del servicio de energía eléctrica en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) afectando a más de 700 mil hogares.

Una de las empresas proveedoras del servicio eléctrico, EDENOR, emitió un comunicado señalando que había salido de servicio una línea de alta tensión a raíz de un incendio en una vivienda de la localidad de San Martín. Explicación que generó dudas porque el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) manifestó que “no hubo incendio alguno de esas características” y la Municipalidad de San Martín remarcó que “no tenemos alerta en Defensa Civil y los bomberos voluntarios de la zona tampoco recibieron ninguna llamada”.

Lo cierto, es que sí hubo un pequeño incendio a raíz de un gran cortocircuito. Posteriormente, se conoció que una empresa proveedora de internet instaló una antena sobre la terraza de una casa. Ayer al mediodía, esa antena (por motivos desconocidos) hizo cortocircuito con la línea de alta tensión generándose un arco voltaico que sacó de servicio a los cables de la empresa eléctrica y produjo un reducido incendio. El estado de esas conexiones está a la vista.

Captura de pantalla de 2022-01-12 19-28-17

Más allá de esta controversia, la situación continuó escalando y extendiéndose a diferentes barrios de la ciudad y localidades de la provincia de Buenos Aires al salir de servicio por lógica sobrecarga varias generadoras de la central que abastece a la ciudad de Buenos Aires. En esos momentos, Buenos Aires era algo así como una olla de presión, sin agua potable, sin energía eléctrica, calor sofocante y sin explicaciones oficiales.

El apagón se produjo luego de varios días de altas temperaturas y con perspectiva de llegar al próximo domingo con temperaturas diarias superiores a los 40º y nocturnas de alrededor de 30º. El día previo al corte ya se había superado la demanda histórica de electricidad.

Qué dijeron el gobierno y las empresas proveedoras

El gobierno tardó en responder al acalorado y airado reclamo por falta de servicio eléctrico. “Lo de hoy fue una contingencia”, se excusaban funcionarios muy cercanos al Poder Ejecutivo. Es que en la semana previa, en conocimiento del advenimiento de una ola de calor, habían obtenido “garantías” por parte de las empresas distribuidoras en que trabajarían para que no hubiera fallas que provocaran cortes importantes.

La sucesión de nerviosas reuniones en la Casa de Gobierno de funcionarios incluyendo al presidente, empresarios del sector, organismos de control y supervisión indicaban que efectivamente el gobierno se vio sorprendido por la contingencia. La delicada situación económica y el mal humor social creciente obligan a los funcionarios a realizar una delicada tarea de orfebrería en cada día para evitar estallidos sociales. En ese contexto se sabe por la experiencia previa que los cortes de energía en verano pueden desencadenar situaciones incontrolables, máxime si acentúan la oscuridad natural de la noche.

Hasta el momento no se habla de sanciones o multas a las empresas proveedoras. La mesura del gobierno en este sentido fue justificada porque Edenor, “hace pocos meses cambió de dueños y no se les puede culpar a ellos lo que no invirtieron los anteriores”.

Un detalle a tener en cuenta es que el valor de la energía eléctrica es fijado por el Estado, quien también subvenciona la mayor parte del costo del servicio. El monto a pagar por el usuario es irrisorio y la modificación de tal estatus siempre ha generado encendidos conflictos sociales. Ante una inflación anual del 55% el gobierno autorizó a mediados del año pasado solo 9% de aumento a las proveedoras de electricidad. Es decir, no se invirtió en el mantenimiento ni modernización de una red que en su mayor parte se presenta obsoleta. Volverá a ocurrir.

El calor, la ira y el humor

En redes sociales se produjo un feroz ida y vuelta entre los partidarios del actual gobierno y quienes sostienen que la gestión del expresidente Mauricio Macri en cuanto a infraestructura fue la mejor en los últimos 50 años de la Argentina. Por la noche, Macri publicó un tuit irónico donde sobre un afiche de campaña del peronismo colocó la imagen de una vela encendida.

De inmediato le respondió la vocera oficial del gobierno, Gabriela Cerrutti, recordándole que hubo un corte similar durante su gobierno a pesar de haber aumentado el costo del servicio en tres mil por ciento. Más allá de las iras partidarias, la angustiante situación dio espacio para el humor y la fina ironía para conjurar los malos momentos.

luz

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios