Argentinos se trenzan a golpes durante partido de Del Potro en Río 2016

Varios argentinos mostraron en Río 2016 su violenta manera de enfrentar las cosas.

Guía de: Argentina

Captura de pantalla.

Otra vez la mala conducta de algunos argentinos en el exterior es noticia. Durante el partido disputado por el tenista Juan Martín del Potro y el portugués Joao Sousa, por la segunda ronda del tenis masculino, las acciones debieron suspenderse durante un momento debido a una pelea en las gradas. Si bien las cámaras de la transmisión oficial no mostraron el suceso, se conoció que un fanático argentino se enfrentó a golpes de puño con un brasileño. La rivalidad deportiva entre argentinos y brasileños es apenas un detalle de algo mucho mayor. En realidad es una especie de actitud histórica que se extiende contra varios de los países limítrofes de Argentina e incluye a Brasil, Uruguay y Chile. También, cabe hacer notar que la actitud es recíproca desde fańaticos en esos países. Pero una cosa es rivalidad deportiva y otra es la actitud violenta a través de comentarios peyorativos hacia la condición del otro, insultos y actos de violencia.

La violencia como modo de vida

Los psicólogos y psiquiatras podrán elaborar sus diagnósticos sobre el tema, lo cierto es que la violencia se ha transformado en la manera preferida para comunicarse dentro de Argentina y también en varios de los países limítrofes. En vastos sectores de la sociedad no se concibe la posibilidad de resolver rivalidades deportivas, diferencias políticas, económicas o cualquier otra diferencia de conceptos sin apelar a la brutalidad para prevalecer. En Argentina, la violencia también se ha convertido en modo de vida y sustento económico. Los recientes episodios de violencia en aeropuertos y aviones rumbo a Miami, Estados Unidos, actos intimidatorios a compatriotas en el exterior del país y los recientes hechos en Río 2016, hablan de personas con solvencia económica y otros casos tan brutales como el fanático indigente que pelea para entrar gratis a ver un espectáculo deportivo. Los que protagonizaron el suceso durante el partido de Juan Martín del Potro, y los que provocaron a Brasil cantando (“Brasilero brasilero, que amargado se te ve. Maradona es mas grande que Pele”) durante el juego de la selección nacional de básquet, invirtieron al menos entre 5 y 8 mil dólares para estar allí. Cifra muy lejana e inaccesible para la gran mayoría de la castigada sociedad argentina.

Aún quedan esperanzas

Cabe hacer notar la gran actitud de los integrantes de la “Generación Dorada” del básquet argentino integrada por “Manu” Ginóbili, Luis Scola, “Chapu” Nocioni, entre otros grandes deportistas. “… me parece una tontería insultar a un país que nos trata excelente y de diez cada vez que vinimos; y al cual elegimos el 60% de los argentinos para veranear. Es una tontería que se disfraza de cultura y para mí es precisamente lo opuesto”, explicó Scola cuando fue consultado sobre lo ocurrido en las tribunas. “Preferiría no escuchar los cánticos en contra de Brasil, sino a favor nuestro. Eso es algo muy futbolero, que realmente no aprecio. (…) Pero no le veo el sentido viajar tantos kilómetros y terminar cantando en contra de uno que ni siquiera está en la cancha”, expresó el múltiple campeón de la NBA Emanuel Ginóbili.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X