Autoridad argentina asegura que comer en basurales es algo culturalmente aceptado

El secretario de Derechos Humanos de la provincia norteña de Chaco, Carlos Goya, realizó polémicas declaraciones.

Guía de: Argentina

Niños de Chaco. Fotografía 24SIETE.info

El secretario de Derechos Humanos de la provincia norteña de Chaco, Carlos Goya, dijo que comer en los basurales es algo culturalmente aceptado, en un reportaje concedido a la radio Facundo Quiroga de Resistencia – Chaco. (Aquí audio completo de la entrevista).

Al ser consultado sobre una familia que habría comido contenido de un contenedor de residuos urbanos en el barrio España, de esa capital, el funcionario explicó que la población en situación de calle que acude a comer en los basurales del distrito lo hace porque está aceptado culturalmente. Luego, sostuvo que los indigentes que van a buscar comida en los contenedores se sienten cómodos en esas circunstancias. “Muchas de esas personas tienen serias perturbaciones mentales. El Estado tampoco los puede retener salvo para dar contención humana. Son personas libres”, declaró.

Familia en un basural chaqueño. Fotografía compactonea.com.ar

Necesidades básicas insatisfechas

Desde el año 2012 que no se conocen datos de la pobreza debido a que el INDEC, Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, dejó de publicarlos para no evidenciar la mala situación económica de Argentina.  La provincia de Chaco, una de las más castigadas por la pobreza estructural, que según el Observatorio de la Deuda Social Argentina, una de las entidades de recopilación de datos sociales, más confiables y serios del país, demostró que los datos ocultados por el gobierno llegan al 30% de la población en situación de pobreza y casi un 5% de indigencia en todo el país.

Vista del centro de Resistencia, Chaco.

Gobernador de Chaco, Jorge Capitanich

 Grandes dibujantes del dolor

El último “dibujo” del INDEC, de septiembre de 2011 indicaba que en el primer semestre del año, el Gran Resistencia tenía un 18 por ciento de su población bajo la línea de pobreza y el 4,8 por ciento en la indigencia. La situación económica general desmejoró notoriamente a partir de entonces, por lo que se puede inferir que tanto pobreza como indigencia son mucho más altas en Resistencia que en el resto del país. El censo nacional del 2010 indicaba que en el Gran Resistencia (ciudad y alrededores) era habitado por 385.726 personas. A todo esto, el funcionario afirmó, “Hoy no llegan a doscientas las personas con situaciones familiares muy bien determinadas y que no podemos sacarlas de la calle”. Los datos no cierran.

 

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X