Bienvenidos a la Argentina: La conflictiva y permeable frontera norte

Un trabajo periodístico reveló el descontrol sanitario en la zona.

Guía de: Argentina

Captura de pantalla de 2021-06-29 15-00-33

Al mismo tiempo que el Gobierno prohíbe el retorno al país de argentinos que viajaron al exterior, mediante un cupo de arribos para 600 personas diarias y se imponen restricciones, análisis PCR obligatorios y confinamientos fuera de toda legalidad para viajeros, en la frontera norte Argentina es un colador de mercaderías y personas sin chequeos sanitarios.

Un trabajo del periodista Diego Cabot, de La Nación, junto al fotógrafo Javier Corvalán, permite visualizar el descontrol sanitario de una zona que es solo nominal, ya que la misma carece vigilancia y donde todo estaría permitido.

Entre La Quiaca y Villazón

Las poblaciones de La Quiaca, Argentina, y Villazón, Bolivia, están separadas apenas por un hilo de agua de unos dos metros de ancho y diez centímetros de profundidad, que en los mapas figura con el pomposo nombre de Río la Quiaca. Mientras que el puesto fronterizo de Gendarmería permanece cerrado de hace un año y medio, a poco más de 500 metros está el primer paso “no legal”, uno de los 16 pasos “no legales” entre Bolivia y la provincia de Jujuy, según su gobernador, Gerardo Morales.

Captura de pantalla de 2021-06-29 13-46-06

El llamado “Paso de la calle Jujuy” se ha transformado en una feria binacional de puestos precarios bordeando el hilo de agua del contaminado río La Quiaca, el que es cruzado constantemente por personas cargadas de bultos y cajas, vehículos y animales.

Captura de pantalla de 2021-06-29 13-46-34(1)

Foto La Nación. Jorge Corvalán.

Una de las “actividades lucrativas migratorias” del lugar es cobrar unos 20 pesos argentinos, o un peso boliviano, para ser cruzado en carro o ciclomotor la tenue corriente del Río la Quiaca. “Acá nadie declara qué lleva y, aunque parezca una obviedad, el Estado no cobra ningún impuesto. Se puede pasar cualquier cosa, no hay restricciones“, refiere Diego Cabot.

Captura de pantalla de 2021-06-29 13-47-08

Los “bagayeros”, denominación popular para los contrabandistas de pequeña monta, cruzan desde Bolivia con enormes paquetes. Suben a taxis que les llevan hasta el centro de La Quiaca y entregan su mercadería a los mayoristas, cargando a su vez productos para llevar a Bolivia. “De todo se llevan de acá. Mucho aceite, comida de todo tipo y bebidas; cerveza, por ejemplo. Toda la cerveza que pueden cruzan para el otro lado”, afirma uno de los “bagayeros”.

Debe hacerse mención a que determinados productos alimenticios argentinos tienen precios controlados por el gobierno (aceites, cervezas, etc.) que presentan un gran atractivo para comercializar del lado boliviano.

Descontrol sanitario

La situación no es nueva. Durante décadas funcionó y funciona de esa manera la frontera norte, tanto con Bolivia como con Paraguay. Actualmente, Bolivia tiene una de las tasas de vacunación más bajas en la región tripartita:

Captura de pantalla de 2021-06-29 15-23-25

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios