Condenado ruega que lo devuelvan a la cárcel para librarse de su suegra: “Arréstenme, póngame cadenas”

El insólito suceso ocurrió en Trelew, Chubut. Un preso que cumplía con prisión domiciliaria pidió ser conducido nuevamente a la Alcaidía para evitar a su suegra.

Guía de: Argentina

Condenado ruega que lo devuelvan a la cárcel

Celda en la Alcaidía de Trelew. Foto El Patagónico.

Nélson Miguel Amaya, detenido por un asesinato y cumpliendo prisión domiciliaria hasta que se instrumente el juicio, se presentó en la comisaría y ante los estupefactos funcionarios policiales realizó un insólito pedido: “Quiero que me trasladen. Prefiero estar en la Alcaidía”. De inmediato, explicó a los sorprendidos policías que para él estar detrás de las rejas era mucho mejor que convivir con su suegra. Aunque resulte sorprendente, y quizás usted no lo crea, hacía solamente diez días que había obtenido el beneficio de la prisión domiciliaria. El hecho ocurrió efectivamente en la ciudad de Trelew, Chubut, Argentina.

Condenado ruega que lo devuelvan a la cárcel

Exterior de la Alcaidía de Trelew. Foto Clarín.

Arrésteme sargento y póngame cadenas

Según relata Carlos Guajardo, corresponsal de Clarín en Chubut, Amaya había sido detenido por el asesinato de su cuñado tras una pelea familiar en febrero pasado. Debido a la superpoblación carcelaria y la falta de antecedentes, la jueza Ana Servent, le concedió el beneficio de esperar en su casa hasta la fecha del juicio. Sin embargo, la alegría inicial por evitar vivir en una celda quedó de inmediato cubierta de sombras. Su casa está a pocos metros del domicilio de la esposa de su víctima, quien expresó su temor a tener que convivir con el asesino de su esposo tan cerca. Fue entonces que Amaya tomó una de las peores decisiones de su vida; sugirió la alternativa de residir en la casa de su suegra. No está claro qué ocurrió durante esos diez días que residió en ese domicilio, pero se presume que habrá sido demasiado angustiante para el acusado de asesinato. Una mañana, violó la restricción de no salir a la calle y corrió hasta la comisaría. Allí se originó la situación que quedará grabada de manera indeleble en la mente y corazones de los funcionarios policiales. El hombre, al ingresar pidió ser esposado y conducido de inmediato a la Alcaidía alegando que prefería estar en ese lugar antes que en el domicilio de la suegra. “Quiero que me trasladen”, insistió.
Cumplirás tu condena
 Finalmente, el detenido fue trasladado a su vivienda, pese a la oposición de la esposa de la víctima, ya que la jueza consideró que no habría peligro porque el detenido no puede salir a la vereda. El epílogo es aún más inquietante y bien podría formar parte de una Tragedia griega o integrar un anexo de “La Divina Comedia” de Dante Alighieri; ¿qué pasará cuando la suegra vaya de visita?
Condenado ruega que lo devuelvan a la cárcel

Vista general de un pabellón en la Alcaidía. Foto Jornada.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X