Conmoción por cadáver exhibido en una fábrica de pastas en centro de Buenos Aires

Luego que se hizo presente la policía, sorprendida como los vecinos ante el inusual hecho, comenzó a revelarse lo que ocurría.

Guía de: Argentina

Foto INFOBAE

Los vecinos del porteño barrio de Barracas, a escasos minutos del Obelisco de Buenos Aires, están conmocionados por la aparición de un ataúd con un cadáver dentro de una fábrica de pastas que permanece cerrada. Los sorprendidos transeúntes advirtieron, a través de la vidriera del comercio, la presencia del féretro al lado del mostrador.

La fábrica de pastas está ubicada en la Avenida Montes de Oca y calle Olavarría, de Barracas. Comentan los vecinos consultados por los medios que se hicieron presentes en el lugar, que dos personas jóvenes atienden habitualmente en el lugar. También señalaron que el sábado pasado el comercio permaneció cerrado y que luego apareció el inquietante ataúd con el cadáver.

Vea las impactantes imágenes:

La verdad del ataúd resulta aún más inquietante

Luego que se hizo presente la policía, tan sorprendida como los vecinos ante el inusual hecho, comenzó a revelarse la razón de la aparición. Apareció una mujer, según señalan los presentes con claras señales de padecer algún desequilibrio emocional, que a los gritos exigió que se alejaran del lugar. Resultó ser la hija de la mujer fallecida que afirmó estar velando a su madre en ese lugar porque era su última voluntad. Se supo, entonces, que la madre había fallecido algunos días atrás (sin dar precisión) y que tenía 90 años de edad.

“Los vecinos son malos, me tienen envidia, porque tengo la propiedad. Tengo ahí a mi madre muerta. No tengo un perro muerto. Aléjense de mi propiedad”, comenzó a gritar la mujer, al enfrentar a los curiosos y periodistas. Cuando le preguntaron hasta cuando velaría a su madre en ese lugar respondió de mal modo: “La voy a velar hasta el año que viene”.

Las noticias de la noche se hicieron eco de la situación. Se agrega un detalle sumamente inquietante, es que con tantos días de exposición del cuerpo, ya comienza a notar su descomposición. Pasadas las 11 horas de la mañana del jueves, retiraron el ataúd con su carga para sepultarlo en el Cementerio de Flores. Es muy posible que nadie vuelva a comprar en ese negocio que producía y comercializaba productos alimenticios. El tiempo lo dirá.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X