Cristina Fernández reaparece ante juez con actitud rebelde y polémicas declaraciones

La ex presidente se negó a declarar. “No haría más que convalidar su manifiesta arbitrariedad, ilegalidad e incompetencia técnica y profesional” del juez, adujo.

Guía de: Argentina

Vista de la concentración frente a los tribunales. Foto Clarín.

Citada a declaración, la ex presidente Cristina Fernández de Kichner se presentó finalmente ante el juez federal Claudio Bonadio. Su comparecencia fue acompañada de la teatralidad propia de los actos políticos relacionados al peronismo. Una multitud estimada entre 12 y 20 mil personas se agolparon en la calle, frente a los tribunales, para apoyar a la ex presidente. Sin embargo, ante el juez, la acusada se limitó a presentar un escrito y negarse a declarar. A su salida dirigió un discurso de casi una hora con neto contenido político ante sus enfervorizados partidarios.

El duelo entre justicia y política

La ex presidente ante la multitud. Foto La Nación.

Referentes del kirchnerismo consideran que su líder político es víctima de ensañamiento y persecución judicial debido a las varias causas en las que está acusada o imputada. Para conjurar esa situación pretendían reeditar un nuevo 17 de octubre de 1945, fecha en que cientos de trabajadores se agolparon en la Plaza de Mayo para pedir la liberación del entonces secretario de trabajo coronel Juan Domingo Perón, dando inicio así a lo que fue descripto posteriormente como peronismo.

Juez federal Claudio Bonadio. Foto El Cronista.

Por cierto que la movilización ante los tribunales fue masiva. También hubo fuertes escenas de violencia verbal y física propias del fanatismo como cuando se agredió brutalmente en cuatro oportunidades a la cronista de radio Mitre Mercedes Minci. Luego se conoció que incluso se llegó a insultar al propio juez Claudio Bonadio en su despacho. El discurso de la ex presidente tuvo todos los ingredientes que solía tener cuando ella ejercía el poder. Fustigó a los que considera sus enemigos, acusó de diversos delitos a jueces y funcionarios actuales y apeló a los símbolos y épica que caracterizaron la gestión del matrimonio Kirchner. No hizo mención a las causas que la involucran. En ese contexto causó estupor e indignación en amplios sectores de la sociedad el comprobar la pasividad de las fuerzas de seguridad y políticas que cedieron el control de la calle e incluso del edificio de tribunales, a los partidarios de la ex presidente.

Lo que queda y lo que se viene

Más allá de la masiva movilización y las frases altisonantes ha quedado flotando en el aire la presunción que si lo que se ha visto es todo lo que tiene para dar el kirchnerismo, es algo escaso. Fueron muchas personas pero también muchas menos de las que se esperaban (entre 100 y 150 mil arriesgaban dos días antes). No se hicieron presentes referentes del peronismo que tampoco la apoyaron públicamente. La ex presidente deberá continuar sus visitas en los tribunales por causas donde está severamente comprometida, por ejemplo: lavado de dinero, defraudación, enriquecimiento ilícito, etc.. Las movilizaciones, aún muy masivas, no tienen la facultad de absolver o declarar inocente. Siempre será la Justicia quien lo haga o condene.

La ex presidente entrando a tribunales. Foto La Nación.

 

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X