Denuncian gran crecimiento del culto a Satán y preocupan sus prácticas aberrantes

La Asociación de Iglesias Luteranas de Sudamérica publicó alarmantes cifras.

Guía de: Argentina

Las sectas satánicas sumaron unos 20.000 nuevos miembros solo en el año 2016, según se afirma en un trabajo estadístico de la Asociación de Iglesias Luteranas de Sudamérica. Las personas vinculadas a ese tipo de prácticas suman ya 90.000 en la Argentina, sostiene el obispo Manuel Acuña.

Se presentan como una alternativa religiosa, cultural y social. Pero lo que tiene que saber la sociedad es que, en realidad, es algo muy peligroso, alerta el obispo que es muy conocido y convocado por sus llamativos exorcismos. Luego inquieta con una revelación: “Logramos interceptar material de estudio y aprendizaje para niños, con mensajes satánicos”. Son libritos (sic) con ilustraciones para colorear. Se trata de cuadernillos en apariencia inocentes, pero se muestran figuras con símbolos satánicos”.

Obispo Manuel Acuña.

Vienen desde el norte

Según el citado informe el culto del satanismo está creciendo a nivel mundial. Donde más ha crecido es en Estados Unidos, seguido de México, Brasil, Colombia y Argentina. En el caso de Uruguay, ya existe una iglesia satanista funcionando y legal. Se presume que uno de los mayores riesgos de estas prácticas calificadas como aberrantes por sus detractores es su adopción por grupos violentos para justificar atrocidades. Por ejemplo: violación de sepulcros, rituales macabros con matanza de animales, el estupro de mujeres vírgenes que consientan o no con ello, sexo con animales y orgías, entre otros.

Escena de la violación en la película “El bebé de Rosemary”.

Aparta de mí ese cáliz

El L’Osservatore Romano, órgano oficial de la Iglesia Católica, quienes también vienen alertando sobre el crecimiento del satanismo, lo define como: “Personas, grupos o movimientos que, de forma aislada o más o menos estructurada y organizada, practican algún tipo de culto (por ej: adoración, veneración, evocación) del ser que en la Biblia se indica con el nombre de demonio, diablo, Satanás”. El Diablo o Satán “no es una abstracción, sino que designa una persona, Satanás, el Maligno, el ángel que se opone a Dios”.

Cuidado con el culto a la naturaleza

En el mismo trabajo de L’Osservatore Romano, se alerta sobre aquellos grupos que no se presentan como satánicos pero que practican ritos paganos, y en apariencia inocentes, para relacionarse con las “fuerzas ocultas de la naturaleza”. Estos rituales suelen poner de manifiesto aspectos que permiten su ubicación dentro del mundo del satanismo.

Determinadas practicas políticas y satanismo

En el citado documento del órgano oficial del Vaticano, se describen seis motivos que llevarían a practicar esos ritos. Llama poderosamente la atención que si extrapolamos esas definiciones de ritos satánicos con la manera de concebir el mundo de ciertos grupos, encontramos que al menos cinco de esos seis motivos resultan pavorosamente similares (el sexto pertenece al área privada de las personas):

- La convicción de obtener ventajas materiales de diverso tipo, incluso con perjuicio para otras personas.

- La voluntad de “contestar” a la sociedad de modo excéntrico y transgresivo; la asimilación interior de las exigencias ambientales como oprimentes (sic) tiene como consecuencia la concepción en términos tiránicos del mundo, de la ley (divina o humana) y, más en general, del entorno cultural, social y familiar.

- Una morbosa atracción hacia lo que es pavoroso y horrendo tal vez dictada por el deseo inconsciente de exorcizar los propios miedos.

- La respuesta violenta a traumas, a veces sufridos en la infancia.

- La adquisición de poderes particulares que se cree que pueden obtenerse por medio de conocimientos ocultos y por la participación en determinados ritos.

- La satisfacción de desviaciones sexuales a través de experiencias inusuales, que tienen como base algo de oscuro y ritual.

Foto de Mundo Esotérico Paranormal.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X