Descubren un gigantesco meteorito de 30 toneladas: Sería el tercero más grande del mundo

Fue bautizado como "Gancedo" y el hallazgo ocurrió gracias a un equipo de investigadores.

Guía de: Argentina

Momento de la extracción del meteorito “Gancedo”. Foto Telam.

Un meteorito gigante que pesa más de 3o toneladas fue hallado por un equipo de investigadores en la zona denominada “Campo del cielo”, conocida por haber recibido una “lluvia” de grandes meteoritos metálicos hace unos 4 mil años atrás.

El equipo de la Asociación de Astronomía del Chaco (provincia argentina), realizó una extensa investigación que le llevó a descubrir el segundo mayor meteorito en la Argentina y tercero del mundo. El primero, llamado “Hoba” (1863) fue descubierto en Namibia y pesó 66 toneladas. El segundo sería el reciente “Gancedo” (2016), bautizado de esa manera por la ciudad cercana al lugar del hallazgo y cuyo peso se estimó en 30,8 toneladas. El tercero, denominado “El Chaco” (1969), también fue descubierto en “Campo del cielo” y cuyo registro indicó 28.840 kilos.

El “Gancedo” a punto de ser elevado por la grúa. Foto Telam.

 Historia y misterios en “Campo del cielo”

La geografía de “Campo del Cielo” es la de una llanura árida salpicada de islas boscosas de árboles espinosos y de baja altura. Un paisaje con cierto parecido al de la sabana africana que suele verse en documentales. El suelo está compuesto por arena muy fina, arcilla y carbonato. Es muy permeable y no hay formaciones rocosas, las únicas piedras que se conocen en la región han sido siempre los meteoritos que se estiman en varios miles.

Diversos testimonios de exploradores y conquistadores refieren que los aborígenes ya conocían desde muy antiguo la existencia de las “piedras del sol”. Los primitivos pobladores consideraban a esas misteriosas piedras negras y duras esparcidas en el polvoriento suelo que habían llegado desde el sol. Los cuerpos metálicos de mayor porte eran objeto de culto. Se ha verificado que confluían hasta ellos sendas de peregrinación que llegaban desde muy lejos. Una de esas piedras, el famoso “Mesón de Hierro” del que solo se tienen testimonios, era venerado porque en cierto día del año y con los primeros rayos solares desde meteorito surgían radiaciones iridiscentes y resonaba como cientos de campanas, alegaban los aborígenes. El otro meteorito objeto de culto era “El Chaco”, aunque existen testimonios de la existencia de por lo menos 23 meteoritos de gran porte diseminados por la región.

Muchos “gringos” y fortunas inesperadas

Desde la época del virreinato que “las piedras del sol” motivan la curiosidad y codicia de muchas personas. Existen crónicas muy descriptivas de exploradores y jesuitas sobre sus penurias para extraer y trasladar las enormes piedras a España. Algunas fueron parceladas y otras simplemente desaparecieron, como el elusivo “Mesón de Hierro”. A modo de ejemplo, en el año 2015 Gendarmería decomisó una carga de 215 piezas de meteoritos con un peso total de 1500 kilos. La razón del tráfico es su valor en el mercado negro. Se estima que el gramo de meteorito valdría unos 2,50 dólares. En la región se han encontrado meteoritos entre 500 y 4.000 kilos y de los cuales, de algunos de ellos, no se tienen certezas sobre su existencia actual en territorio argentino.

Se comenta, también, que luego de reiteradas visitas de “gringos” en la zona, algunos pobladores rurales y dueños de campos aparecían luego con herencias inesperadas de familiares muy lejanos o referían haber ganado la lotería. Las malas lenguas hablan también de cargas nocturnas y de avionetas que levantaban vuelo en medio de la noche.

Imagen del meteorito “Chaco”.

Testimonio gráfico del “Mesón de Hierro”.

 

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X