Doctor asegura que Maradona fue enterrado sin su corazón para evitar que fuera profanado y robado

Un grupo de hinchas de Gimnasia habría planeado el robo.

Guía de: Argentina

Captura de pantalla de 2021-11-22 10-29-22

Fotocomposición de News Directory World News Headlines.

El periodista y médico Nelson Castro, autor del libro “La Salud de Diego”, reveló en un programa televisivo que a Diego Maradona le extrajeron el corazón para evitar que fanáticos se apropiaran del órgano de manera ilegal.

Un extraño fanatismo

En el programa “La Mesa de Juana Viale” reveló que luego de fallecido Maradona le fue extraído el corazón porque se tenía información de que un grupo de fanáticos del club Gimnasia y Esgrima de La Plata (último club que dirigiera el exjugador) planeaba irrumpir de forma violenta en el nosocomio para extraer el corazón del ex-técnico de fútbol.

No detalló sobre las motivaciones del desagradable plan. Nunca se sabrá con exactitud cómo y para qué hubieran cometido el hecho, pero según ha circulado entre cronistas especializados en temas policiales, este plan habría existido motorizado por un sector de “barras bravas” (eufemismo de asociación ilícita) del club Gimnasia y Esgrima.

Agregó el Dr. Castro, que los médicos intervinientes dispusieron que le fuera extraído el órgano a fin de evitar el posible sacrilegio al mismo tiempo que posibilitar el estudio del órgano debido a la patología que le aquejaba. En tal sentido aseguró Castro: “Maradona tenía un cuerpo privilegiado en cuanto a su resistencia, como dijo el médico de la cardiopatía dilatada, otras personas hubiesen fallecido. El problema es que nunca quiso hacer una recuperación sostenida”.

Nelson Castro es autor también de “Secretos de Estado: La verdad sobre la salud de Cristina Kirchner”, “La Salud de los Papas: Medicina, complot y fe desde León XIII hasta Francisco” y “Enfermos de Poder: La salud de los presidentes y sus consecuencias”, temática en la que se ha especializado contando con muy buena información por su formación y contactos médicos ofreciendo detalles mayormente desconocidos públicamente.

La obtención de partes de cuerpos por fanatizados tiene varios antecedentes en la Argentina. Cabe recordar la extracción y robo de las manos del extinto líder político Juan Domingo Perón, hecho nunca esclarecido y que permanece en el misterio. Otro caso fue la supuesta segmentación del cuerpo momificado de Eva Perón.

Cuando murió Fray Mamerto Esquiú, el 10 de enero de 1883, su cuerpo debió recorrer kilómetros de calores insoportables mientras se lo veneraba. Después de décadas, abrieron el féretro. No quedaba nada de él excepto su corazón intacto. Un milagro, creyeron. Y lo llevaron a Catamarca, a una capilla lateral del templo de San Francisco.

Se conoce el caso del actualmente beatificado Fray Mamerto Esquiú, cuyo cuerpo fue “paseado” durante meses y que luego se comprobara que solo quedaba su corazón en el ataúd, hecho considerado milagro por la feligresía. Fue depositado entonces en una capilla lateral del templo San Francisco, en Catamarca. Fue robado casi cien años después para terminar -en un confuso episodio policial, tal es el término utilizado en la crónica roja- arrojado a la basura por un indigente luego de varias peripecias.

Captura de pantalla de 2021-11-22 11-00-39

El corazón de Fray Mamerto Esquiú, cuando aún se exhibía en el templo San Francisco, de Catamarca.

La historia recoge otro hecho sorprendente durante los enfrentamientos civiles. Para evitar que el cadáver de general Juan Lavalle fuera robado por el enemigo, sus partidarios lo montaron a caballo y envolvieron en un poncho partiendo en cortejo rumbo a Bolivia. El calor y el largo viaje generó la descomposición de cuerpo obligando a sus partidarios a quitarle las vísceras para enterrarlas y continuar viaje. El cuerpo continuó “cabalgando” durante 14 días más. Al llegar a Potosí fue depositado en la Catedral.

Otra extraña circunstancia se produjo cuando se repatriaron los restos de Juan Manuel de Rosas, sepultados en el cementerio de Southampton, Inglaterra. Durante la apertura del féretro, entre varios objetos estaba su dentadura postiza. Se afirma que un familiar la tomó y guardó en un bolsillo. Lo cierto es que tal dentadura no es mencionada en el registro que llegó a Buenos Aires.

 

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios