El “Encantador de perros” argentino logró una verdadera proeza con sus doce perros

Don Polo los hace escuchar un sermón antes de cada comida.

Guía de: Argentina

Selección_341

Captura de pantalla.

El señor Hipólito, más conocido como Don Polo en la localidad bonaerense de Roque Pérez, mostró el ejemplar comportamiento de sus doce perros a la hora de comer. Video que generó la admiración entre los tenedores de mascotas.

El encantador de perros de Roque Pérez

Hipólito es un trabajador rural de una estancia de Roque Pérez. Con paciencia y mucho cariño logró que sus doce perros, sentados frente a su alimento, escucharan pacientes el sermón de agradecimiento hasta el momento del Amén.

Alguien filmó el desempeño cotidiano y lo envió al canal de noticias TN. Las imágenes comienzan con uno de los perros cargando en su boca el balde repleto de alimento balanceado. Le siguen los otros perros y Don Polo, mientras caminan hasta el que pareciera ser el lugar habitual de las comidas diarias.

Don Polo toma asiento y ordena el semicírculo de perros que le escuchan con atención. Los hambrientos animales se comportan bastante contenidos, aunque se les nota que al filo de la desobediencia.

 

Entonces ocurre lo inesperado -y cualquier poseedor de un perro dará fe de esto- Don Polo esparce en un círculo el alimento mientras respetuosamente los perros toman asiento en derredor sin tocar la comida. Alguno que otro impaciente alcanza un pellet de alimento y lo deglute rápidamente con ojos que parecen decir “Bueno, estaba ahí tan cerquita”.  Don Polo hace acercar a algunos canes rezagados y a otros les vuelve a indicar que se sienten.

Los perros siguen atentamente el sermón que les recuerda ser unos “privilegiados”, ya que comen dos veces por día, viven en un amplio campo que disfrutan al correr y son queridos y acariciados por todas las personas que se cruzan con ellos. En un pasaje del sermón les dice: “No caigan en la tentación de ladrar de noche, irse afuera del alambrado y comer de la mesa”.

El largo sermón se hace interminable para los voraces animales. Alguno se anima a transgredir las reglas, pero rápidamente es contenido con palabras amables de Don Polo: “No me robes más ni una, porque te vas. Te vi robándome”, señalando al ansioso can. Al mismo tiempo deja que otros mordisqueen algunos pellets. Y llega el tan ansiado -para los perros- Amén, abalanzándose sobre el alimento.

El video está fragmentado. En uno de ellos se percibe cuando uno de los perros lleva en su boca el balde y todos caminan hasta el banco donde Don Polo da su sermón diario. Está tan intervenido que preferimos contar lo que allí pasa y mostrar solo el momento de la obediencia.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios