Escalofriante caso de un supuesto “pasajero fantasma” es llevado a la policía sin que existan respuestas

El personaje, que ha causado conmoción en el lugar del suceso, dejó una huella física que avala la versión del testigo que lo llevó en la carretera.

Guía de: Argentina

LITORA

Foto: Rivadavia Online.

Un vecino de la pequeña población rural de San José de la Esquina, en la provincia de Santa Fe, relató que transportó a un joven que hacía dedo en la localidad de Arteaga y que desapareció al llegar al cruce con el cementerio.

El señor Pedro Peirone, se dedica a actividades relacionadas con perforaciones y suministro de agua para los establecimientos rurales de la región. Es un conocido vecino de San José de la Esquina y es creíble en su relato franco del extraño suceso que le tocó vivir el pasado lunes 26 de febrero.

Según relató, desde el mismo lugar donde ocurrieron los hechos, regresando de Arteaga, divisó a un joven de aproximadamente 17 años con vestimenta muy similar a la de los estudiantes de las escuelas técnicas (pantalón gris, camisa blanca) que hacía “dedo” al costado de la ruta. El señor Peirone se detuvo para que ascendiera el joven, tal es la costumbre en las rutas argentinas de asistir a los maestros rurales, escolares y estudiantes que hacen dedo para llegar a sus lugares de estudio y trabajo.

La circunstancial conversación con el desconocido no dio pistas sobre lo que ocurriría después, aunque resultó algo llamativo que el joven no dijera donde deseaba descender. Apenas si deslizó un “luego le indico donde me bajo” -según el relato de Peirone- algo que en ese momento no tuvo relevancia. También, que al preguntarle si iba a rendir examen, el joven respondiera que no estaba estudiando.

Este es mi lugar

Al momento de llegar a un cruce de rutas donde hay un cementerio, el joven le indicó que se bajaba allí. En ese momento sintió un fuerte olor a quemado. El señor Peirone -con la característica calma del hombre de campo- bajó del vehículo y lo revisó por si había algún cortocircuito que originara tal olor. Al no encontrar ningún desperfecto reparó en que el joven ya no estaba y que no le había visto al joven bajarse de la camioneta. Es más, no se había abierto la puerta del acompañante.

El lugar es un amplio descampado por lo que si se hubiera alejado sin que él se diera cuenta, estaría aún a la vista, pero no. El joven era como si nunca hubiera subido a su camioneta. Sin embargo, al observar la alfombra del asiento del acompañante notó que las suelas del calzado del joven habían quemado la alfombra de goma dejando el perfil impreso de sus zapatos. Esa era la prueba de que había existido el joven que había trasladado. Comentó el curioso hecho con algunos vecinos que se acercaron y luego llamó a la policía local a fin de dar cuenta del extraño suceso.

20180226211048_31773590_0_body

Foto: Rosario Vía3

Las localidades de Arteaga y San José de la Esquina aún están conmocionadas por lo ocurrido. El señor Peirone es un vecino respetado y creíble en su relato, y nadie atina a dar una explicación racional sobre lo ocurrido. Algunos mencionan que en el lugar que “descendiera” el supuesto joven fantasma, además del cementerio local, se haya la vivienda de un conocido sacerdote de la zona.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X