Escándalo por vacunas Pfizer en Argentina: Gobierno afirma que no solicitó retribución ilegal

Encendida controversia por presunto pedido de coima.

Guía de: Argentina

Selección_357

En Argentina estalló un gran escándalo que quizás derive en consecuencias legales y penales para los funcionarios que habrían rechazado adquirir vacunas del laboratorio Pfizer, y se presume que habría sido por cuestiones ideológicas.

En julio de 2020 se vivían momentos de zozobra en el país por estar viviendo lo más agudo de la pandemia, y de las decisiones económicas que se tomaron. Cientos de empresas cerradas, cientos de miles de personas perdiendo o a punto de perder sus trabajos, ingresos exiguos por la escasa movilidad, prohibiciones que ahogaban los derechos individuales consagrados en la Constitución Nacional y mucho miedo.

Sin embargo, comenzaba a vivirse cierto entusiasmo. El laboratorio farmacéutico Pfizer, que integra capitales de Estados Unidos y Alemania, anunciaba el testeo en la Argentina de su vacuna. El Presidente anunció emocionado que se podrían obtener tres millones de dosis para diciembre de 2020. El laboratorio reafirmó esas palabras señalando que se comenzaría a vacunar en Argentina, al mismo tiempo que en Estados Unidos. Pero a fines del año pasado comenzó la vacunación con la vacuna de Pfizer en Estados Unidos y también en Chile. En Argentina, no.

El Presidente Alberto Fernández dijo en la última semana de diciembre que: “Pfizer nos pidió una Ley de Vacunas, y nosotros cumplimos. Ahora nos piden otra ley para evitar responsabilidades penales si las vacunas causan daños físicos. Esa inmunidad jurídica no se la vamos a dar“. Afirmaciones que fueron refrendadas por su entonces ministro de Salud, Ginés González García.

Con los glaciares, no

El médico y asesor del Gobierno, Jorge Rachid, aseguró en entrevista que la farmacéutica pidió recursos naturales de la Argentina a cambio de firmar el contrato. “Ellos pidieron una nueva ley con bienes embargables, que incluía petróleo, glaciares, bonos y pin pun pan”. Por su parte, la diputada Cecilia Moreau afirmó que: “Perú tuvo que ceder recursos naturales, Brasil también… Fueron contratos muy complicados”, siendo desmentida inmediatamente por altos funcionarios de dichos países. El laboratorio solo replicó que Argentina no quería pagar los costos del transporte por DHL.

Conociendo parte de la trama

El periodista Pablo Fernández Blanco, de La Nación, publicó varios correos electrónicos cursados entre el 11 y 15 de diciembre de 2020 por el entonces ministro de Salud, Ginés González García, y el laboratorio Pfizer. El exministro reprochaba que no aceptaran remplazar las condiciones que habría solicitado el laboratorio (las que nunca se explicitaron) por un seguro de caución en Nueva York, pero también enunciaba la predisposición para lograr un acuerdo.

A fines de mayo, la exministra de Seguridad, Patricia Bullrich, expresó en una entrevista televisiva que Argentina no recibió vacunas de Pfizer porque el exministro de Salud, González García, había pedido “un retorno” al laboratorio y que el Presidente Fernández no ignoraba tal solicitud.

Pocas horas después de conocerse tal acusación, apareció en algunos portales un supuesto comunicado del laboratorio Pfizer negando haber recibido peticiones indebidas, pero el comunicado no tenía firma y solo contaba con el logotipo del laboratorio. La empresa nunca lo puso en su página oficial, tal es habitual con dichos documentos.

Desde el Ministerio de Salud y Presidencia anunciaron acciones legales contra Patricia Bullrich, pero esta mantuvo sus dichos: “No firmar el contrato es el hecho de corrupción. A partir de ahí, montaron la mentira de que Pfizer pedía condiciones leoninas, mientras le vendía a todos nuestros vecinos en condiciones aceptables. El comunicado de Pfizer no niega nada de lo que yo digo. Por lo tanto, reafirmo mis dichos”, expresó.

Dos días después, Fernández negó que existieran cuestiones ideológicas contra Pfizer e insistió en que habían pedido “algo” desmedido, pero sin especificar qué: “Sucede que las condiciones me ponían en una situación muy violenta de exigencias y comprometía al país. Dije esto no lo puedo firmar, porque me están pidiendo cosas desmedidas”.

El video a continuación muestra los tres momentos más álgidos del escándalo en curso: La denuncia de Patricia Bullrich; la declaración del director de COVAX Santiago Cornejo, y la vehemente respuesta de la ministra de Salud, Carla Vizzotti.

De mal en peor

A la noche siguiente, el director para América Latina del Fondo Covax, Santiago Cornejo, dijo en una entrevista que el Gobierno de Alberto Fernández le solicitó que no mandaran dosis de Pfizer entre los cargamentos destinados al país.

Horas después la ministra de Salud, Carla Vizzotti, dispuso una conferencia de prensa donde negó tales afirmaciones exhibiendo un correo de Santiago Cornejo donde se desdecía de lo expresado la noche anterior. El tono de la ministra era admonitorio y vehemente cuando expresó una llamativa frase: “Tienen que bajar la obsesión con Pfizer”.

 Epílogo momentáneo

Argentina está vacunando desde fines de diciembre de 2020 con vacuna rusa Sputnik V. Hace dos meses incorporó la vacuna china de Sinopharm y recibió unas pocas dosis de AstraZeneca. Chile y Uruguay están recibiendo y vacunando con dosis de Pfizer, entre otras. Brasil compró 200 millones de dosis y comenzará a aplicar en breve.

El Gobierno argentino promete revertir el atraso en la inmunización de la población con millones de dosis de vacunas que recibirá próximamente. Por su parte, el Congreso de la Nación citó a los representantes de los laboratorios involucrados a prestar declaración sobre el tema, y mañana se presenta el jefe de gabinete de ministros a dar cuenta de su gestión, incluyendo el escándalo Pfizer – Argentina.

dosplanos(1)

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios