Esposo descubre infidelidad de su mujer vía Whatsapp con el vecino: Escandaloso final

Un drama pasional estalló en la localidad de Ojo de Agua, Santiago del Estero, cuando un esposo descubrió pruebas de lo que sospechaba.

Guía de: Argentina

Foto Crónica (imagen ilustrativa),

Sospechaba de su esposa y le arrebató el teléfono celular encontrando mensajes muy amistosos de parte de un vecino. A partir de allí se desencadenó la tormenta perfecta.

Mal día para un Whatsapp

El drama ocurrió en la provincia de Santiago del Estero, localidad de Ojo de Agua, al sur de la capital provincial. Un hombre que sospechaba de su esposa le arrebató el teléfono celular cuando escuchó la señal sonora de la llegada de un mensaje de Whatsapp. Fue entonces que tuvo entre sus manos y ante sus ojos la prueba que validaba sus sospechas. Las palabras melosas del mensaje dedicaban un muy amistoso saludo de parte de un vecino a su esposa.

Prestamente, y con la casi certeza del engaño brillando en sus ojos tomó su escopeta, que según versiones sin confirmar sería de calibre 16, dirigiéndose a la casa del vecino meloso. Es de imaginarse la desazón y rabia de ese hombre al recorrer los escasos 70 metros que separaban una vivienda de la otra. También el estupor del vecindario al verlo pasar con paso rápido y seguro enarbolando una calibre 16.

¡Salí, si sos guapo!

Al llegar a la casa del vecino golpeó a su puerta reclamando con firmeza y a viva voz: “Escúcheme, no sé qué pasa pero pará de mandar mensajes de Whatsapp a mi mujer”, según relata la publicación El Liberal replicada luego por Diario Crónica. El vecino abrió la puerta y se encontró con el hombre que portando una calibre 16 le recriminaba airadamente por una supuesta falta moral. Ante tal vehemencia quedó estupefacto y sin respuestas, a tal punto que anonadado sostenía en su mano el teléfono celular sin atinar a nada.

Circunstancia que el hombre aprovechó para arrebatárselo y proceder a revisarlo buscando ávidamente pruebas de la infamia.  Lo que encontró le produjo un severo impacto emocional: Las elocuentes imágenes mostraban a su amada esposa practicando sexo con el vecino.

Las pruebas de la infamia

Pero no fue así. Quizás el hombre recordó aquellas estrofas del tango “A la luz del candil” que dicen: “…las pruebas de la infamia las traigo en la maleta, las trenzas de mi china y el corazón de él”. Fue entonces que se dirigió a la comisaría con los dos teléfonos celulares, su escopeta y las pruebas de la infamia, para denunciar penalmente a los amantes clandestinos.  Habrá sido la tremenda ofuscación sufrida lo que le impidió razonar y recordar que en el nuevo Código Civil y Penal no existe tal delito.

Pero los policías, al verlo llegar enarbolando su escopeta 16, no dudaron en detener al hombre a fin de evitar males mayores. Fue así que la intención inicial de denunciar por infiel a su esposa y a su vecino, culminó con su detención por portación ilegal de arma de fuego en la vía pública y una denuncia por amenazas que derivó en una orden de restricción de acercamiento a su vecino. Se cree que la esposa, ahora muy posiblemente ex esposa, habría puesto suficiente distancia entre él y su integridad física.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X