Fiscal genera controversia luego de aceptar acuerdo con “manada argentina” que rebajaría sus condenas

Un caso de violación en grupo fue tipificado por un fiscal como desahogo sexual de los acusados. Conozca qué dice la víctima.

Guía de: Argentina

Institucional_MPF_RW

El fiscal de Rawson, provincia de Chubut, Fernando Rivarola, habría solicitado modificar la tipificación de “abuso sexual gravemente ultrajante”  en un caso de violación de una menor por un grupo de hombres, por el de “accionar doloso de desahogo sexual”, solicitando en consecuencia una pena menor y sin cumplimiento efectivo. Tal solicitud se realizó luego de un acuerdo conjunto entre los victimarios y la víctima, que también recibirá una reparación económica con acuerdo de confidencialidad sobre los detalles de dicha reparación.

Participaron del acuerdo, representando al Ministerio Público Fiscal, el fiscal jefe de Rawson, Fernando Rivarola, y los abogados defensores de los acusados contando con el visto bueno de la víctima. Como resultado de dicho acuerdo se cambió la acusación de abuso sexual gravemente ultrajante, por la de abuso sexual simple. El acuerdo quedó a estudio y resolución del Juez Marcelo Nieto Di Biase.

Una fiesta en un balneario

Los hechos ocurrieron en 2012 y en ese entonces, tanto víctima como acusados eran menores de edad. El lugar fue una vivienda situada en el conocido balneario Playa Unión. La causa se inició años después, hace tan solo un año, cuando la víctima recién radicó formalmente la denuncia. Hasta ese momento la señorita solo había denunciado el hecho en redes sociales.

De acuerdo a la declaración de la víctima, reproducida por la Agencia Oficial de Noticias Telám, “habíamos ido una fiesta a la casa de (uno de los acusados) y a poco tiempo de llegar perdí la conciencia y es ahí cuando una de mis amigas me encontró en una habitación siendo abusada por un grupo de cuatro varones (los identifica) mientras (otro de los acusados) era testigo y (otro de los acusados) sostenía la puerta evitando que entre alguien o que pueda salir”.

La víctima asegura que cuando reaccionó “estaba en estado de shock y como estaba desnuda” buscaron su ropa, “que estaba desparramada en la habitación oscura y llena de camas donde sucedió la violación”. “En ese momento el dueño de la casa echó a todo el mundo de la fiesta al grito de que no cuenten nada. Al volver a (Puerto) Madryn tuve un intento de suicidio, me encontraron mi mamá y mi papá y les conté lo que pasó, me llevaron al médico e hicieron el protocolo para la atención integral de la víctima de violencia sexual”.

Luego de realizada la denuncia formal, la primera audiencia se realizó el 1 de agosto de 2019. Poco después, uno de los acusados fue desvinculado por haber sido ajeno al episodio aunque estuvo en la escena quedando cuatro varones como acusados del grave delito.

manada-violacion-chubut-protesta

Imágenes de una movilización feminista por el caso. El Patagónico.

Un acuerdo privado que trascendió

La fiscalía emitió un comunicado justificando el uso de la expresión “desahogo sexual doloso”, aclarando en él que “el abuso sexual es justamente una conducta que busca el desahogo sexual del autor sabiendo que lo hace sin el consentimiento de la víctima, que va a cometer una ataque sexual, que se trata de un delito, y consciente de ellos avanza sin consideración del daño que va a provocar en esta”.

“Eso es dolo”, aclara el pronunciamiento del ministerio público y “por eso, en el contexto de una exposición, el uso de la frase ‘desahogo sexual doloso’, resume lo que escribimos en varios renglones fundamentalmente si se hubiera utilizado en el contexto de audiencias o escritos reservados a los que solo debieran acceder profesionales del derecho”.

El caso fue conocido en su momento como el de “la Manada de Chubut”, luego que la joven lo publicara en redes sociales. Posteriormente se convirtió en insignia de agrupaciones feministas que realizaron movilizaciones a los Tribunales e incluso a las viviendas de los acusados. De modo paralelo, la víctima denunciaba mediante redes sociales intentos de acallar su voz, debiendo mudarse con su familia a otra ciudad: “Tuve que irme a vivir a otra ciudad como si hubiera sido responsable de la situación”.

Afirma, la víctima, que debido a los hechos narrados tuvo que comenzar tratamiento psicológico y psiquiátrico. “Gracias a todo este tiempo de intentar sanar es que hoy me siento lo suficientemente fuerte para poder contar mi historia. Que se sepa qué tipo de personas son, que durante todos estos años siguieron sus vidas impunemente, mientras yo no tengo estabilidad emocional y por ello sigo tratada”. A pesar de ello, fue duramente cuestionada en las mismas redes sociales en que ella publica sus comentarios, por haber resuelto la traumática situación vivida mediante un acuerdo económico.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios