Grave denuncia: Mujeres embarazadas se ocultan para evitar ser obligadas a practicarse cesáreas y separadas de sus hijos

Ocurre en la provincia argentina de Formosa.

Guía de: Argentina

sin nombre-f007032(2)

Las imágenes de Telenoche Investiga son elocuentes; mujeres indígenas embarazadas se ocultan en la espesura del monte para evitar que les obliguen a someterse a cesárea y le quiten sus hijos recién nacidos. Afirman que luego de la cesárea les aplican un chip y que son separadas de sus hijos por dos o más semanas. Algunas veces no les devolvieron sus hijos. Vea el documento completo:

Terror en el monte formoseño

Los periodistas ingresaron a la provincia de Formosa a través de un recurso legal, ya que el gobernador Gildo Isfrán prohíbe el ingreso libre a la provincia. Primero documentaron los centros de aislamiento clandestinos, lugares que funcionan casi c omo cárceles para aquellas personas sospechadas de haber contraído Covid 19, y donde también son recluidos ciudadanos por contravenciones o sin haber incurrido en ellas.

sin nombre-f004776(2)

Días después de aquella nota se puso en conocimiento del país la historia de 86 mujeres que cuando están embarazadas deben refugiarse en la espesura del monte para evitar ser llevadas compulsivamente por la policía. Las mujeres denunciaron que son llevadas a un centro de aislamiento, en donde les practican una cesárea y luego las obligan a permanecer 14 días aisladas sin estar en contacto con sus bebés. En ningún caso les explican los motivos de tal accionar.  La localidad donde ocurre esto se denomina El Potrillo, y está situada a unos 700 kilómetros de la capital provincial.

El equipo de periodistas no pudo establecer el motivo por el que los efectivos se llevan compulsivamente a estas mujeres. Las autoridades civiles y de Seguridad no responden preguntas sin antes consultar con la Gobernación. Se estima que quizás la intención es hisoparlas, ya que inmediatamente quedan aisladas en los centros de aislamiento. “La gente le tiene miedo a la Policía. Le hacen una cesárea y no se encuentra más al bebé. Se han llevado nenes solos a Formosa, sin la madre, que queda aislada”, dice una de las mujeres que tiene un embarazo de nueve meses.

sin nombre-f017222

“No queremos que nos vengan a buscar”

Según pudieron recoger en las comunidades aborígenes de la zona, la Policía de Formosa llega a caballo, por la madrugada, e inician requisas que en determinados casos terminan con detenidos. Por eso se recluyen en lo inhóspito del monte, incluso a pesar de que las condiciones de habitabilidad no son las mejores para ellas y sus hijos.

Otra razón para esconderse es el temor de perder la exigua asistencia estatal mensual. Si son descubiertas perderán ese ingreso, que en algunos casos es lo único que perciben debido a que la comunidad sobrevive de escasos trabajos precarios y estacionales.

sin nombre-f010970(1)

Quizás la pobreza e indigencia y falta de educación formal en que viven estas personas, sumado a sus creencias ancestrales, les haga temer las prácticas médicas, pero el temor es real, los testimonios son parte de esa realidad y también es conocida la brutalidad con que son tratados los aborígenes en el norte argentino.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios