Juez argentino declaró: “Si aparezco suicidado, busquen al asesino porque no es mi estilo”

El juez Claudio Bonadio se expresó así al ser apartado de la causa Hotesur que involucra a la familia presidencial en probable delito de lavado de dinero.

Guía de: Argentina

Juez federal Claudio Bonadio. Foto gentileza Clarín.

La familia Kirchner, cada vez más complicada en una causa que investiga su enriquecimiento ilícito y lavado de dinero, apela a brutal maniobra para evitar el llamado a indagatoria de Máximo Kichner.

Si aparezco “suicidado” busquen al asesino porque no es mi estilo, declaró el juez federal Claudio Bonadio, luego de ser apartado de manera fraudulenta de la causa que investiga por enriquecimiento ilícito y posible lavado de dinero a la presidente Cristina Fernández de Kirchner, su hijo Máximo más familiares y socios.

Brutal envestida contra la independencia de la justicia

El juez federal se refería de manera indirecta al fiscal Alberto Nisman, quien apareciera “suicidado” tres días después de denunciar a la presidente y varios funcionarios por encubrimiento en la causa del atentado a la mutual judía AMIA. Claudio Bonadio, investigaba a la familia presidencial y a varios de sus socios comerciales por enriquecimiento ilícito, acciones incompatibles con la función pública y probable lavado de dinero. Había logrado reunir documentación que probaría de manera fehaciente los ilícitos investigados.

En los últimos meses había ordenado varios allanamientos en oficinas y direcciones comerciales pertenecientes a la sociedad Hotesur, perteneciente a la familia presidencial. El martes pasado, 14 de julio, ordenó el secuestro de documentación y computadoras en la oficina de Máximo Kirchner en Santa Cruz, encomendando la tarea a la Policía Metropolitana de la ciudad de Buenos Aires, para no recurrir a las fuerzas de seguridad bajo mando directo de la presidenta. Cabe señalar que es potestad de los jueces decidir a que fuerza de seguridad encomienda los procedimientos.

Los dueños de Hotesur, Máximo, su hermana Florencia y Cristina Fernández de Kirchner. Foto diario Clarín.

El secuestro de documentación en la oficina de la empresa familiar de los Kirchner aceleró la presión sobre la justicia independiente y logró mediante una recusación inconsistente que la Sala 1 de la Cámara Federal, que ha demostrado ser afín a las órdenes y deseos del Por Ejecutivo, desplazara al juez Bonadio de la investigación y nombrara a otro juez, de simpatía kirchnerista, en su lugar. La maniobra para apartar al juez tuvo tanta celeridad que logró su cometido aún antes que llegara la documentación secuestrada en Santa Cruz que venía en camino por tierra.

Rápidos y furiosos

Según expresó a La Nación el juez desplazado, entre los papeles que estaban por llegar “había documentos contables, registros, escrituras públicas. Toda una serie de documentos que están detallados en las actas de actuación”. Además mencionó que Osvaldo Sanfelice, socio de Néstor Kirchner, “compra Hotesur en 2008, es el presidente de Hotesur, y le da un poder de administración absolutamente amplio a Máximo Kirchner”.

Hotel Alto Calafate en El Calafate, Santa Cruz. Es propiedad de Hotesur.

El hecho se inscribe en un brutal avance del kirchnerismo sobre la independencia de la justicia. A la promulgación de leyes a medida basadas en la mayoría automática en el Parlamento, le siguieron diversos “aprietes” y ataques a los jueces que se atrevieron a investigar causas relacionadas con la familia presidencial y sus socios políticos y comerciales. Entre ellos, debe mencionarse, el misterioso “suicidio” del fiscal Alberto Nisman en enero de 2015, luego de presentar una denuncia contra la presidenta Cristina y varios funcionarios y legisladores por encubrimiento en la causa AMIA. El fiscal apareció muerto en circunstancias dudosas, aún hoy a seis meses no se conoce la hora de su muerte, apenas unas horas antes de presentarse a testificar ante una comisión del Congreso Nacional.

Luego, apartaron al juez Luis María Cabral integrante de la Cámara de Casación porque suponían que votaría en contra en la causa sobre la constitucionalidad del Memorándum de Entendimiento entre Argentina e Irán por el atentado a la AMIA. Ayer, apartaron al juez Bonadio de la causa Hotesur. El mensaje es claro, “no se atrevan a investigar al poder”.

 

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X