La Cámpora: ¿Quiénes son los fieles soldados de Cristina?

Se denominan militantes, pero la gran mayoría son empleados en la administración del Estado.

Guía de: Argentina

Afiche de La Cámpora.

“La Cámpora” es una organización política creada por el kirchnerismo como un instrumento de poder dentro y fuera del peronismo. Conforman sus filas los más fieles simpatizantes de las políticas instrumentadas desde el kirchnerismo. Se auto denominan “soldados de Cristina”, y tienen un lugar destacado en los actos públicos y cargos públicos.

La Cámpora en uno de los actos en Casa de Gobierno.

La gran mayoría de sus integrantes son jóvenes de clase media atraídos por la mística de estar protagonizando un cambio revolucionario y también, por los buenos sueldos y puestos públicos que obtienen aún sin formación ni idoneidad profesional. Sus detractores afirman que la organización es apenas una agencia de buenos empleos y que sus integrantes no son militantes, tal como ellos se definen, sino apenas adherentes a sueldo. Lo cierto es que la gran mayoría de sus integrantes están rentados de manera indirecta a través de puestos en la administración pública.

Soldados de Cristina

Se asegura que el hijo de la presidenta es el líder de esa organización. Sus integrantes lo veneran como un gran estratega, algo que no ha podido demostrar hasta el momento. Se le conoce una sola aparición pública a Máximo Kichner, en un discurso ante jóvenes de “La Cámpora” donde dejó muchas dudas en cuanto a su idoneidad política. Por tal motivo se presume que el verdadero ideólogo y jefe de la organización es Carlos Zannini, recientemente designado vice de Daniel Scioli, como candidatos a la presidencia de la Nación y de trato habitual con Máximo. Su nombre proviene de Héctor Cámpora, un oscuro y servil secretario de Juan Domingo Perón que fue presidente hasta que Perón le ordenó renunciar, por lo que se desconoce por qué tomaron a ese funcionario como referente.

Discurso, único conocido, de Máximo Kirchner

La mística del relato oficial

La mística del relato oficial expresa que la gran lucha de Néstor y Cristina Kirchner en favor de los Derechos Humanos fue acercando a los jóvenes a la política. Esa adhesión inicial se fue ampliando al terreno económico y social, creando así la impronta revolucionaria que ellos dicen tener. Han demostrado una gran obediencia sin discusión a los mandatos de Cristina. Se comportan de manera impetuosa, autoritaria y muchas veces despectiva, con quienes no profesan su misma fe política. Por ejemplo, no han vacilado en denostar con fiereza a un anciano de 97 años, eminencia jurídica argentina y miembro de la Corte Suprema de Justicia como Carlos Fayt, por el sólo hecho de no ser funcional a los deseos presidenciales.

Adiós peronismo, adiós

Más allá de las interpretaciones, lo cierto es que la organización logró desplazar en poco tiempo todo rastro de peronismo tradicional de las cercanías del poder. Si bien utilizan algunos de los símbolos y escenografías del tradicional peronismo, hacen saber a quien quiera escuchar que el peronismo ya es pasado, ahora todo debe ser cristinismo.

Estrofa de uno de los cánticos de “La Cámpora”

En la cámpora, señor, hay una banda
que es la banda más hermosa para mí
con Cristina voy bancando este proyecto
patria o muerte para la liberación.

 

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X