La crisis en Argentina golpea incluso la forma de hacer los funerales: Más sencillos y económicos

Morirse en Argentina es costoso. Los datos oficiales indican un paulatino cambio cultural.

Guía de: Argentina

Captura de pantalla de 2019-12-30 18-28-27

 Los rituales tradicionales para el “final del camino”, es decir, los funerales, están cambiando en Buenos Aires. Las nuevas generaciones prefieren que “todo pase rápido” y tratan de simplificar el doloroso momento de la despedida y al mismo tiempo evitar afectar el presupuesto familiar. El cambio cultural está haciendo tambalear los negocios relacionados con los sepelios.

El cambio cultural

El presidente de la Federación Argentina de Entidades de Servicio Fúnebre y Afines (FADEDSFYA), Jorge Bonacorsi, define con rudeza la situación: “La falta de interés de las familias por visitar los camposantos y el auge de la cremación se explican por un cambio cultural y son una tendencia global, que en Argentina se ve sobre todo en la capital”.

Los fríos datos estadísticos

Los datos oficiales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, reflejan que desde el año 2001 al 2018, ha ido aumentando paulatinamente el número de cremaciones al tiempo que disminuyen las inhumaciones (depositar en tierra). En el año 2018, el 57,8% del total de los procedimientos fueron “servicios sencillos”.

Captura de pantalla de 2019-12-30 17-49-43

El gráfico señala el crecimiento (columnas en amarillo) de los “servicios sencillos”, contra los servicios tradicionales (azul). Datos GCBA.

La cuestión económica

Uno de los dueños de una antigua empresa funeraria de Buenos Aires, se lamentaba ante el cronista de la Agencia France Press (AFP): “…los servicios son cada vez más baratos porque la gente desgraciadamente no tiene el poder adquisitivo de hace unos años. (Pagar un sepelio) significa, para una familia, que quizás no comen ese mes”, refiriéndose quizás a los sectores más vulnerables o con menos recursos de la población.

“El problema es económico -define- la gente no tiene dinero para contratar un servicio, se ayudan entre familiares, piden prestado, hay quien viene y abona con dólares que tienen ahorrados o guardados debajo del colchón”. Debiera agregarse en su análisis el cambio cultural que tiende a acotar el dolor de la partida limitando el tiempo de exposición, y por lo tanto sus costos.

El servicio funerario más sencillo, y menos costoso, tiene un valor que ronda los 403 dólares (al cambio oficial de diciembre 2019). Un servicio tradicional con sala velatoria, cortejo, etc. tiene un valor promedio de más de 1.300 dólares (siempre al cambio oficial de 62 pesos por dólar), pudiendo alcanzar los 3 mil dólares o más aún, si se agregan determinados detalles de lujo.

El “servicio sencillo”

Los valores expresados hacen que sea cada vez más común adoptar el servicio sencillo (cremación): “Del hospital, se va directo al cementerio, en un ataúd sencillo de madera de álamo”, explica el dueño de la funeraria.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X