Ley de aborto: Diputados argentinos aprobaron el proyecto y pasó al Senado

131 votos a favor obtuvo la iniciativa.

Guía de: Argentina

Selección_073

Sesión en la Cámara de Diputados. Fuente: LA NACION – Crédito: Ricardo Pristupluk

La Cámara de Diputados dio media sanción al proyecto de legalización del aborto, por 131 votos a favor contra 117. En sesión especial, que comenzó el jueves al mediodía y se prolongó hasta media mañana de este viernes, se trataron los proyectos de legalización del aborto y el “Plan de los 1000 días”, normativa que obliga al Estado a proteger a la mujer embarazada y al niño hasta los primeros tres años de vida. Encendidas exposiciones, ásperos debates y cientos de manifestantes de ambas posiciones se apostaron en alrededores del Congreso de la Nación esperando el resultado.

Los “verdes” y los “celestes”

La discusión sobre el tema es transversal a los partidos y agrupaciones políticas representadas en el Parlamento. Al igual que durante el tratamiento de proyecto de ley similar en el año 2018, los sectores a favor de la ley se identifican con el color verde en pañuelos, adornos y otros elementos. Quienes se oponen utilizan el color celeste como estandarte.

¿Tiene sentido la discusión?

En un informe periodístico de Claudia Peiró, publicado en Infobae, se demostró que el aborto está legalizado de hecho, e incluso promovido por las políticas oficiales de la provincia y Ciudad de Buenos Aires, área donde reside la mitad de la población de Argentina.

Selección_074

Composición: Infobae

El Protocolo para la atención de personas que plantea su decisión de interrumpir su embarazo es laxo en cuanto a exigencias y atención previa de la mujer solicitante. En la actualidad vale solo manifestar su decisión con argumentos tales como “temor a ser afectada psicológica o físicamente”, posible riesgo de vida donde no es requisito demostrar tal situación, etc..

El informe de Peiró, señala: “Con causales como la violación sin que medie denuncia y otras tan ambiguas como la ‘salud integral’ se practican abortos en centros de atención primaria de salud y en hospitales al amparo, del Protocolo cuya publicación fue la primera medida tomada por el ministro Ginés González García tres días después de asumir, el 13 de diciembre de 2019″.

Entonces, ¿para qué se requiere la nueva ley?

La pretensión de los impulsores de la ley es obligar al Estado y a todos los hospitales y clínicas, tanto privadas como públicas, a disponer de espacio, recursos materiales y humanos, además de asignación de tiempo para brindar ese servicio en forma gratuita. Es decir, el enorme costo que acarreará la vigencia de la ley en discusión será solventado por los contribuyentes a través de mayores costos en la atención médica e impuestos, aumentando de forma paralela el preocupante déficit fiscal.

Objeción de conciencia

Un aspecto que no ha sido considerado es que la obligación de practicar abortos lesionaría Derechos individuales establecidos en la Constitución Nacional para aquellos médicos que por convicciones personales, motivos confesionales y sentirse violentado a actuar en contra del juramento hipocrático. Si bien se establece que aquellos médicos que no quieran realizar tales prácticas deben registrarse en un listado que sería público, esta acción también violentaría Derechos individuales al exponer al profesional de manera pública.

Tampoco se contempla la objeción de conciencia institucional. Que es aquella apelación legal a la que recurren los establecimientos de Salud, clínicas y sanatorios ligados a credos religiosos que no consideran ético realizar tales prácticas en sus ámbitos. Tales apelaciones han generado conflictos y también sanciones a dichos establecimientos y los médicos que se negaron a actuar ante esas circunstancias.

Quienes se beneficiarían

Se argumenta que es una ley que favorecerá a los sectores empobrecidos (la mitad de la Argentina, según datos oficiales), a aquellas mujeres que no pueden acceder a métodos anticonceptivos por falta de educación o recursos económicos para evitar los riesgos de un aborto clandestino.

Por su parte, afirma Claudia Peiró en su informe, que son sectores identificados con el progresismo quienes pretenden “tensionar el sistema, quieren que esté al servicio -con sus recursos materiales y profesionales- de un reclamo de sectores medios y acomodados que por otra parte nada tiene que ver con la salud”. La ley implicaría una mayor cantidad de empleados públicos o de puestos subvencionados por el Estado (psicólogos, asistentes, auxiliares, etc.).

Los datos oficiales de 2020

Entre enero y junio de 2020 se practicó un total de 5.028 abortos en la provincia de Buenos Aires, de los cuales, según un informe del ministerio de Salud bonaerense. De los cuales un 97% fueron solicitados por “causal de salud integral” (la solicitante no debe definir su motivación, solo manifestar que un embarazo a término afectaría su salud psicológica o funcional), y el 3% por violación (aunque la ley no obliga a realizar denuncia policial).

Un dato llamativo de dicho informe es que el 17% de los abortos realizados entre enero y junio de este año, se practicaron después del primer trimestre de gestación, es decir, a partir de la semana 13. El informe no especifica los motivos de tales demoras porque tampoco está previsto en la encuesta a que se somete a la mujer solicitante.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios