Ludmila Brzozowski: La argentina que desafía a las profundidades al estilo “Azul profundo”

Se sumerge en el océano sin equipo de oxígeno.

Guía de: Argentina

Selección_326

Captura de pantalla.

Amanece, y Ludmila camina lento hasta la helada orilla del Golfo de San Matías, en la Patagonia argentina. Su silueta enfundada en un mameluco anaranjado contrasta con el tenue tono azulado de las mañanas del golfo. En el horizonte un resto de arco iris pareciera señalar hacia abajo, hacia el mar, hacia la profundidad del mar, como invitándola. Ella acepta. Se despoja de sus prendas con decidida actitud y camina en la gruesa arena hasta ingresar en el mar.

Selección_328

Captura de pantalla.

Ludmila, la mujer de las profundidades

Lo anterior es la descripción de alguien que subyugado por las imágenes del documental “Turn On” describe esos primeros instantes de Ludmila frente al mar. Es así que sin traje de neopreno y apenas cubierta con una malla, la poseedora del récord argentino de apnea estática nada y luego se sumerge en aguas con una temperatura superficial de 9º. Corre el mes de septiembre de 2017.

A dos kilómetros de la costa, y a unos siete metros de profundidad, buzos profesionales depositaron una imagen de una virgen. Hasta allí desciende Ludmila en apnea. Le acompañan Laura Babahekian, fotógrafa y también apasionada del buceo en apnea. Dos buzos profesionales y conocedores del lugar, Lucas y Marcos Brochado, que se mantienen atentos a todo lo que allí ocurre.

Y lo que ocurre es mágico. Ludmila se sumerge en la modalidad de buceo en apnea (en el que ella ha alcanzado los cinco minutos treinta segundos sin respirar). Dos lobos marinos se acercan y evolucionan junto a ella en voluptuosa danza submarina.

Selección_327

Captura de pantalla.

Azul profundo

“Tanto la fotógrafa como yo estábamos en apnea, y eso hace más complejo todo. Teníamos que sincronizar muy bien nuestras bajadas, entendernos en esa situación donde yo estaba en medio de esa agua tan fría, sin protección, tomando aire ínfimo para no flotarme (porque no usé lastre) y, encima, el resultado tenía que ser estético. Y Laura, en apnea, tener que filmar, captar la mejor luz, seguirme, etc. Imagínate lo complejo”, relató a un medio local luego de que se publicara el documental, que a los fanáticos del cine les recordará la famosa película “Azul profundo”.

En reciente reportaje de Alejandro Duchini, para el diario Clarín, rememoró aquellos momentos de duras sesiones de filmación: “Las sesiones duraban media hora con apneas breves, en exhalación y a cierta profundidad, con el riesgo de hipotermia. Tardaba horas en recuperarme. Nadie imagina lo que mi cuerpo toleró en esos días. Yo aún no entiendo cómo lo hice. Sentía que el cerebro se congelaba y que el cráneo me iba a explotar. Pero lo decidimos así para dar un mensaje implícito acerca del respeto y el cuidado de nuestro entorno, y a la vez reflejar una interacción natural, despojada de comodidades, como metáfora del momento en que decidimos afrontar miedos, bucear en ellos, encontrarnos con nuestras limitaciones y superarlas”.

Selección_329

Foto: Instagram de Ludmila Brzozowski.

Quién es Ludmila Brzozowski

Ludmila es instructora de apnea y da cursos y talleres sobre el tema. Es poseedora de cuatro récords panamericanos, dos sudamericanos y quince argentinos entre las tres pruebas en piscina. También cuenta con el récord argentino en apnea en profundidad (en el mar), en la prueba “peso constante sin aletas”. Obtuvo las posiciones cuarta y octava en los dos mundiales en los que participó y medalla de oro en un Panamericano de Apnea Indoor.

Vea aquí el documental: Turn On

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios