Mapa de la crisis en Argentina: Dramáticos datos reflejan el atolladero del país y las dificultades que enfrenta

Un tercio de la población está en la línea de pobreza. Revisa aquí los datos.

Guía de: Argentina

LOC_TOMA

Foto de Almirante Brown, uno de los sectores más atrasados.

El año 2018 culmina en una nueva crisis económica y social en Argentina. Cifras oficiales, y de organismos dedicados, ambos con una alta confiabilidad, permiten percibir la magnitud y dificultades para salir de problemas recurrentes.

Cuadro de situación

Según el Observatorio de la Deuda Social Argentina (UCA), un tercio de la población (33,6%) y un cuarto de los hogares (25,6%), se mantiene bajo la línea de pobreza, en una población total proyectada de 44.494.502 de habitantes.

Eso no es todo; la tasa de desempleo es del 9% (entre los que buscan empleo), esto según Secretaría de Trabajo de la Nación. A esto se le suma que la proyección de inflación anual es de 47%, según el Ministerio de Hacienda.

Los datos alarmantes continúan. Un total de 15,4 millones de personas reciben ayuda proveniente del Estado Nacional, la AUH Asignación Universal por hijo, suma 3.920.455 aportes, las asignaciones familiares otros 4.368.272 y los seguros por desempleo 93.451.

Las jubilaciones agregan 5.373.376 de aportes (de las cuales aproximadamente un millón no efectuaron aportes previsionales en su vida laboral) y las pensiones suman 1.674.078 personas representando un total de 15.429.632 de aportes directos del Estado Nacional. Sumando los empleos públicos, tenemos un total de 19.075.211 personas que viven, o sobreviven, del Estado.

Apenas 8,6 millones de trabajadores privados mantienen la estructura estatal. Sumando los empleos públicos (3.520.800), más los empleos registrados del sector privado (8.669.800), se obtiene que solo 12.191.000 personas trabajan en Argentina (Sec. Trabajo de la Nación).

Captura de pantalla de 2018-12-30 13-37-57

Cuadro parcial de la Secretaría de Trabajo de la Nación, indicando la cantidad de trabajadores por sector a octubre 2018.

El tradicional “Diciembre negro” del conurbano

La datos indican que la situación social es explosiva. Sin embargo, no se han producido hechos de protesta social, violencia y saqueos de supermercados tal como ocurrieron hace algunos años.

En concreto, 2018 es el tercer año consecutivo en que el “conflictivo” diciembre transcurre pacíficamente. El Gran Buenos Aires siempre ha sido el foco principal de los disturbios, siendo ahora el área que recibe más ayuda económica y social en toda la historia.

De acuerdo a los datos del INDEC del primer semestre 2018, en el Gran Buenos Aires el 19,9% de los hogares estaba bajo la línea de pobreza y el 4,1% bajo la línea de indigencia. Representando estos datos un 27,8% de personas pobres y 5,4% indigentes.

Para evitar conflictividad, mensualmente el gobierno envía al Gran Buenos Aires unos 1.500 millones de pesos argentinos (39.700.000 dólares) en ayuda económica directa e indirecta a través del Ministerio de Desarrollo Social y Salud.

“La ayuda económica funciona como un bálsamo social, pero también político. Tiene la doble función de asistir a los sectores menos favorecidos de la población y, a la vez, enfriar cualquier tentación de agitar protestas”, según el artículo de Pablo Fernández publicado en La Nación.

Una cultura peligrosa

saqueos-argentina-5306-6427

Foto: El Informador Público.

Tal dispendio de dineros públicos está generando un nuevo y serio peligro complementario. Algunos intendentes del Gran Buenos Aires -según comenta Francisco Olivera en La Nación- ya alertan sobre una creciente población sin cultura de trabajo, recibiendo ayuda estatal y deambulando día y noche sin tener nada que hacer.

Un caldo de cultivo propicio para la drogadicción, la bebida, el delito y también asesinatos con o sin motivos aparentes. Debe sumarse la escasa escolaridad y bajo nivel de egreso de estudiantes en los mencionados sectores.

De acuerdo a un índice elaborado por la Red de Progreso Social, conformada por el Ministerio de Desarrollo Social bonaerense, y diversas ONGs, que abarca cuestiones referentes a seguridad, acceso a servicios fundamentales, nutrición y temas ambientales, entre otros aspectos, cerca de un millón de hogares de esas zonas están en situación de extrema vulnerabilidad. Los sectores más atrasados son las localidades de Florencio Varela, Almirante Brown, Esteban Echeverría, Malvinas Argentinas, José C. Paz y Merlo.

El peso de la economía

Los datos son claros en cuanto a que la paz social lograda ha sido mediante enormes transferencias de recursos desde el Estado hacia los sectores menos favorecidos. Recursos que se obtienen con un agobiante carga impositiva que recae sobre los que trabajan. El maestro de periodistas James Neilson, escribió el 29 de diciembre lo siguiente para la Revista Noticias: “Felizmente para el gobierno, parecería que aproximadamente la mitad de la población comprende que la crisis es fruto de tres cuartos de un siglo, o más, de facilismo populista, y que para purgar los pecados económicos que tanto mal le han hecho al país tendrá que pasar una temporada tal vez larga en el purgatorio”. Ahí estamos.

Captura de pantalla de 2018-12-30 14-56-39

Infografía de LN mostrando las áreas (agrisadas) de mayor pobreza y conflictividad en el Gran Buenos Aires.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X