Mujer que bailaba semidesnuda en la calle provoca violenta reacción de la policía

Los que asistían al espectáculo callejero comentaban su atrevimiento pero no intervenían.

Guía de: Argentina

Captura de pantalla.

La mujer bailaba semidesnuda en la calle. Los vehículos pasaban a su lado y ella les dedicaba frases supuestamente divertidas a sus ocupantes. Los que asistían al espectáculo callejero comentaban su atrevimiento pero no intervenían. Una persona comenzó a filmarla, y en pocos minutos las preocupantes imágenes se viralizaron en las redes sociales. Cuando llegó un móvil policial ocurrió lo sorprendente: un policía redujo a la mujer con… un látigo.

Captura de pantalla.

Cúbrase, por favor

Ocurrió en San Miguel de Tucumán, 1.300 kilómetros al norte de Buenos Aires.Una mujer de 39 años de edad bailaba semidesnuda y provocativa en la calle lateral de un concurrido parque público. Los vehículos pasaban a su lado y la gente comenzó a reunirse ante el lamentable espectáculo de una persona que luego se supo padece de desequilibrios mentales. Sin embargo, nadie atinó a convencerla o cubrir su cuerpo, sino todo lo contrario, festejaban la osadía y filmaban sus movimientos. En pocos minutos llegó un móvil policial y la mujer se plantó delante del patrullero en actitud desafiante. Sin embargo, y tal como dice el refrán popular: “loco si pero no come vidrio”, la mujer se subió de inmediato el pantalón y cubrió su cuerpo. Los policías descendieron del móvil y uno de ellos portaba una especie de bastón grueso con varias tiras de cuerpo en un extremo.

Elemento disuasorio

Ante la actitud desafiante de la mujer los policías le rociaron con gas pimienta. Entonces ella atinó a correr pero el policía la persiguió aplicándole varios latigazos. Debe señalarse que no se percibe en las imágenes que los latigazos tuvieran elevada violencia. Sin embargo, ya avanzado el siglo XXI, la utilización por parte de la policía de tales instrumentos genera más que inquietud.

Los riesgos de olvidar la medicación

“Di esa exhibición porque no había tomado mi medicación. Tengo una discapacidad mental”, quiso justificar más tarde Noemí, tal el nombre de la mujer, al diario La Gaceta de Tucumán. Agregó que el policía le gritó “te lo merecés, por sucia”. A poco de conocerse el hecho un abogado presentó una denuncia por violencia policial. Más tarde se presentaron una asociación feminista y organismos oficiales de Derechos Humanos. En el parte oficial, se informa que a las 16:58 un anónimo llamó al 911 para avisar que una mujer estaba desnuda en el parque. Ante esto se envió a un móvil identificado como Tuc 378. “Al llegar al lugar, la femenina se le arroja hacia el móvil sin ocasionarse lesiones, ante lo cual el personal repele dicha acción con gas pimienta”, se relata. “Fue interceptada por personal policial, juntamente con la presencia de personal femenino de Guardia Urbana”.

Captura de pantalla.

Sumario y sanción

Hoy martes se informó (el hecho ocurrió el pasado domingo) que el suboficial de la Policía fue apartado de la fuerza y sumariado hasta se determine la sanción disciplinaria que le corresponda. El titular del área, Paul Hofer, señaló que en un primer momento visto el procedimiento oficial “no se corresponde con los contenidos de capacitación del personal de la Policía, que los últimos años procuran el respeto por el ciudadano, el diálogo y la contención social de aquellas personas que cometan una contravención” y agregó: “trabajamos todos los días en la formación de profesionales, por lo que no vamos a permitir este tipo de conductas”. La ocurrente voz popular de Tucumán tardó escasos segundos luego de conocido el hecho para “bautizar” el inusitado instrumento policial como “El Amansalocos tucumano”. Ellos sabrán.

Captura de pantalla.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X