Niña amputada de 9 años de edad conmueve con historia de superación personal

Una inspiradora historia. Niña amputada de ambas piernas se destaca en patinaje artístico.

Guía de: Argentina

Captura de pantalla.

Una historia de superación

Con apenas dos meses de vida, sufrió una enfermedad conocida como púrpura fulminante (meningococemia), que se desencadena en unas pocas horas y de la cual los médicos registran muy pocos sobrevivientes. Los médicos informaron que la única opción era la amputación de ambas piernas. La madre contó a la revista EntreMujeres, que tuvo que decidir en ese momento la autorización para salvar la vida de su hija. Ese es el comienzo de la historia. Salvada la vida de la niña, la madre se esmeró mucho para que tuviera la infancia similar a la de otros niños. Con siete meses debió colocarle las primeras prótesis y así comenzó a aprender a caminar.

La niña comenzó el jardín y luego el colegio. Años más tarde, se animó a probar los patines en el club deportivo de su ciudad, Chivilcoy. Cuenta que a la niña le gustó tanto esa sensación de deslizarse sobre ruedas que pasó semanas practicando en su casa. Cuando volvió al club, ya fue para anotarse en las clases de patín. Todos quedaron encantados con los avances que había logrado la niña. A partir de ese momento, se fueron acumulando horas y horas de práctica, errores, caídas y volver a levantarse una y otra vez.

La niña dejó de tener vergüenza de sus prótesis y comenzó a lucir el uniforme habitual de las patinadoras.  Luego llegaron las primeras presentaciones públicas, participación en torneos amistosos y ahora Esmeralda, Esmi para sus amigos, ya se prepara para su primera competencia provincial.

 

Mujeres inolvidables

Su mamá Verónica, hermanas y la profesora de patín de apenas 15 años de edad, Claudina Alonso Barrionuevo, forman parte de ese núcleo de mujeres que hacen posible la sonrisa de Esmeralda.  La aún adolescente profesora Claudina, afirma que comenzó a enseñar patín porque el puesto había quedado vacante y no encontraban un reemplazo. La mamá Verónica dice que Claudina la protege y cuida a Esmeralda. Pone especial dedicación en su aprendizaje y luego conversan mientras observan a los grupos más avanzados.  La humildad de Claudina le lleva a declarar: “Todo lo que ella supera me emociona y me da mucho orgullo. Desde que la conozco veo muchas cosas de otra manera y no me hago problema por lo insignificante. Me cambió un poco la vida Esmeralda”.

Esmeralda y su profesora Claudina. Foto Clarín.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X