Niño vive desde hace ocho años en una jaula: Abandono, miseria y horror

Descubren en Salta a un niño de la etnia Wichi viviendo en una jaula. Denuncia conmueve al país.

Guía de: Argentina

Foto: El Tribuno de Salta

Álvaro Dante Gaby, es un chico de la etnia wichi. Tiene 14 años, y desde hace 8 que vive en una jaula. Álvaro y su familia viven en situación de extrema pobreza en Alto La Sierra, un lugar de Santa Victoria Este, en la provincia de Salta. “Mi hijo tiene 14 años y hace 8 que debemos mantenerlo en una jaula cuando nosotros no lo podemos cuidar. Tiene problemas en su cabeza (neurológicos)”, afirmó Adolfo Gaby, su padre.

 

Es un changuito bueno

El periodista Brian Salazar dio a conocer la situación movilizando a la sociedad salteña y el resto del país. El padre sostiene que “cuando nació (Álvaro) tuvo problemas, fue derivado a Salta y operado, durante muchos años estuvo bien, pero a medida que comenzó a crecer el problema se hizo mucho más visible. Hoy no habla”, señaló. Y agregó: “Mientras estamos nosotros en casa, él se mueve por todos lados porque lo cuidamos y lo vemos en forma permanente, ahora cuando debemos hacer cosas, ahí lo enjaulamos. Si lo dejamos libre, sale corriendo y se escapa. Es capaz de desaparecer”.

“Es un changuito bueno”, dijo el padre. “Necesitamos que nos ayuden, necesitamos que venga un médico a verlo, un especialista. Nosotros no podemos llevarlo a ningún hospital porque no contamos con los medios para hacerlo, y si lo llevamos como él no habla, es capaz de tener ganas de hace pis, se baja lo pantalones y hace en cualquier lado. Por la noche duerme tranquilo, es un chico muy bueno, no tiene maldad, al mediodía lo tenemos que enjaular todos los días porque se pone mal de la cabeza.

Un vecino señaló: “Esta familia quedó en el olvido, nunca vino un médico, un especialista para decirle a los padres qué le pasa a su hijo. Esta es la triste realidad”, aunque el padre aclaró que “nosotros recibimos un aporte por discapacidad”. Según señalaron en “Tartagal tienen conocimiento de este chico, pero nadie lo viene a ver”.

El chico siendo atendido en el hospital de Salta. Foto Clarín.

La miseria de los feudos

Más allá del impacto de la noticia cabe preguntarse: ¿Nadie reparó en ocho años en las condiciones que estaba el niño? Todo indica que el niño-adolescente tiene una pensión por discapacidad e historia clínica en el Hospital Público Materno Infantil de Salta. En la misma, se detalla que padece un problema neurológico secuela de una meningitis que tuvo cuando era un bebé. La periodista local, Laura Álvarez Chamale, pudo averiguar que también recibió todas las vacunas del calendario, la leche, los alimentos y otros beneficios a los que tiene acceso un niño con carnet de discapacidad.

Pero además, Álvarez pudo determinar que por orden judicial, un avión sanitario debía trasladar al niño a la ciudad de Salta, pero sus padres se negaban.  En conocimiento del hecho, el gobernador Juan Manuel Urtubey, instruyó a la ministra de Derechos Humanos y Justicia provincial, Pamela Calletti, para que intervenga la Fiscalía y la Asesoría de Menores e Incapaces. En ese contexto, la jueza de Violencia Familiar y de Género de Tartagal, Elva Susana Menéndez, ordenó el traslado inmediato del niño a un centro de salud.

Edith Cruz es subsecretaria de Emergencia Social del Ministerio de Asuntos Indígenas. Hace un mes abandonó sus funciones en esa área para ser precandidata en las PASO (Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias). Declaró a El Tribuno: “Conozco a las familias, he convivido con ellos. Adolfo Gaby (el padre) es agente sanitario desde hace muchos años, el tiene un sueldo, tiene obra social, su hijo tiene pensión por discapacidad que nosotros gestionamos desde el Ministerio, al igual que los documentos de toda la familia. El chico no estaría vivo sin tratamiento, sin las vacunas y sin los alimentos a los que siempre tuvo acceso”.

Indignada, agregó: “Cuando iniciamos el censo social nos informaron que al chico lo ponían en una jaula. Personalmente fui a ver y no había jaula y el chico no estaba en ese estado. Incluso le advertí al padre que lo denunciaría si encontraba evidencia de que lo encerraba y siempre me lo negó. El año pasado fuimos a la zona con asistencia, no lo llevó al control, me llevó a su hija Daniela con un problema de salud, le pregunté por el chico y me dijo que estaba bien”.

Y continuó: “Hace poco Adolfo me llamó y me dijo que estaba asustado porque Brian Salazar le había pedido que hiciera esta nota y tenía miedo de que le quiten el chico. Salazar es un periodista que está peleado con el Gobierno y tiene intereses políticos, por eso saca a relucir de este modo ruin un caso que él conocía muy bien, y sabe que le brindamos asistencia siempre”. Si así fuera, todo quedaría enmarcado en la miseria de arrojarse unos a otros un indigente durante la pelea política. Lo real, es que nadie parece ocuparse hasta que un diario lo publica. Lo dicho, la miseria de los feudos argentinos.

Comunicación oficial del hospital donde se internó al chico.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X