Nueva ley prohíbe a chicas “alternadores” en bares: Fuerte golpe a oscuro negocio

Una ley prohíbe la presencia de alternadoras o coperas en locales nocturnos de la ciudad de Buenos Aires.

Guía de: Argentina

Foto: citadirecta.com.ar

Finalmente fue aprobada en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires la ley que prohíbe la presencia de “alternadoras”, o su denominación popular de “coperas”, en los bares, wiskerías y locales nocturnos de Buenos Aires. El proyecto fue presentado por los diputados Carmen Polledo y Omar Abboud del partido de gobierno (PRO), junto al legislador opositor Gustavo Vera vinculado al Papa Francisco, y fue aprobado por 41 votos positivos contra 19 negativos de agrupaciones de izquierda y de partidarios de la ex presidente Cristina Fernández.

El eufemismo de llamarles “alternadoras”

Las “alternadoras” eran legalmente definidas como “empleadas contratadas para alternar o bailar con los concurrentes” en locales nocturnos y ciertos bares. Aunque era sabido por la población que el eufemismo “alternadora” ocultaba o intentaba disimular la situación de prostitución de muchas de las señoritas que se desempeñaban en esos lugares. La nueva ley deroga una antigua norma que establecía para los locales bailables de clase A, estar habilitados para funcionar hasta las 4 de la mañana y permitirse en ellos el servicio de alternadoras.

También, legislaba en que tales señoritas debían inscribirse en un registro, poseer libreta sanitaria y un carnet habilitante renovado anualmente. Señalando, además, que el titular del comercio debía llevar un registro de asistencias, horarios, entradas y salidas, rubricado por autoridad competente. Incluía también una cláusula sobre la cantidad de alternadoras permitidas por metro cuadrado de cada local. Causa cierto asombro el minucioso andamiaje legal que se construyó para permitir el ejercicio de la prostitución y la regencia del mismo.

Foto Agencia EFE.

 Trata de personas y explotación sexual

Es así que bajo la figura legal de “alternadoras” se procedía a regentear un negocio millonario que incluía la captación de mujeres jóvenes en situación de debilidad económica para que estimularan a los clientes de locales nocturnos a consumir bebidas alcohólicas, y en muchos casos a aceptar dinero por sexo. Sin embargo, desde la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina, rechazaron la ley argumentando que la prohibición llevaría a una mayor clandestinidad de las trabajadoras sexuales ya que no estarían dispuestas a dejar el negocio del cuerpo para transformarse en dependientes de barra o mozas.

 

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X