Pasajeros detienen a exhibicionista acusado de abusar de mujer en el Metro de Buenos Aires

Un sujeto abusó sexualmente de una pasajera en el tren subterráneo de Buenos Aires.

Guía de: Argentina

Captura de pantalla.

El aberrante hecho ocurrió en la hora punta del lunes de la semana pasada. En horas de la mañana, un sujeto aprovechando el hacinamiento en el vagón realizó actos impropios sobre una mujer. Al notarlo ésta, comenzó a gritarle, según videos y testigos, y a insultarlo.

De inmediato, intervinieron varios pasajeros que detuvieron al abusador y lo bajaron a golpes en la estación Pasco de la línea A de trenes subterráneos de Buenos Aires. Al mismo tiempo, le tomaban fotografías con la finalidad de repudiarlo  en las redes sociales. Ya en el andén intervino la Policía Metropolitana, quien detuvo al sujeto labrando un acta de contravención por “actos de exhibiciones obscenas expuestas a ser vistas involuntariamente por terceros”, que tiene una multa de mil a 15 mil pesos argentinos (unos mil dólares). Sin embargo, fuentes judiciales afirmaron que por haber sido detenido “in fraganti” podría ser acusado por “abuso sexual” con penas de entre 6 meses y 4 años de prisión, aunque es un delito excarcelable.

De lo aberrante a lo inaudito

Al día siguiente, la hermana del acusado ejerció una encendida defensa del detenido (31 años de edad) con argumentos por lo menos cuestionables; “¿Por qué se dejó apoyar?”, acusó a la víctima dejando entrever que había sentido como el hombre se puso detrás y no hizo nada al respecto. “Esa mina así como lo ensució a mi hermano, va a ensuciar a mucha gente más”, agregó señalando que (la víctima) “Es una sucia, lo ensució a mi hermano”. Culminó expresando ante las cámaras de televisión sin ruborizarse; “Si a las chicas no le gustan los subtes, directamente que no viajen”.

Otros familiares, siguiendo una especie de procedimiento aprendido, cuestionaron el accionar de la Policía y fiscalía tratando de agigantar supuestas fallas operativas como que el detenido no habría realizado la llamada de rigor en estos casos o que no habrían sido debidamente notificados, etc. Agregaron que el acusado era una excelente persona, trabajador y sin ninguna causa legal ni delito previo. En otras declaraciones afirmaron que la víctima era “fea” y mucho mayor que el acusado quien, además, viviría en pareja, por lo cual no necesitaría de ese tipo de acciones.

Todas las garantías de la ley

Si bien el acusado recuperó la libertad, la jueza de instrucción Guillermina Martínez resolvió que “habiendo sido el imputado sorprendido in fraganti delito cabe otorgar el trámite previsto en el artículo 353 bis del Código Penal”, es decir la “instrucción sumaria”, que acorta sensiblemente los tiempos de la investigación.

El artículo 353 bis establece que “cuando una persona haya sido sorprendida en flagrancia de un delito de acción pública, y el juez considerare prima facie que no procederá la prisión preventiva del imputado, la investigación quedará directamente a cargo del agente fiscal” –en este caso Justo Rovira-, quien “le hará conocer al imputado cuál es el hecho que se le atribuye y cuáles son las pruebas existentes en su contra, y lo invitará a elegir defensor”.

“El imputado podrá presentarse ante el fiscal con su abogado defensor, aun por escrito, aclarando los hechos e indicando las pruebas que, a su juicio, puedan ser útiles. La instrucción del agente fiscal no podrá extenderse por un plazo superior a los 15 días”, añade la norma, por lo cual el acusado podría ir a la etapa de debate el mes próximo. No obstante, podría “solicitar al juez ser oído en declaración indagatoria”, lo que en ese caso extendería los plazos de la investigación. La jueza calificó el hecho, en principio, como “abuso sexual simple”, aunque la calificación podría cambiar a “exhibiciones obscenas”. Cabe mencionar que en la instrucción de la causa se ordenó una prueba genética del material encontrado en el pantalón de la víctima.

99 Abusos diarios a mujeres en medios de transporte

Llama poderosamente la atención que hace casi un año atrás, pero en la línea D y estación Bulnes, sucedió un hecho similar.

También en este caso, los demás pasajeros detuvieron al depravado y entregaron a las autoridades. ¿Será la misma persona o es una modalidad de abuso sexual compartida por varios hombres?

La ONG Defendamos Buenos Aires denuncia que cada día en los transportes públicos porteños y conurbano bonaerense se producen 99 ataques de tipo sexual que van desde ser molestadas al abuso sexual simple, tal como le ocurrió a la víctima del Metro. La organización contabiliza 42% de los ataques en trenes, 38% en subterráneos y 20% en colectivos.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X