“Persona no humana”: El nuevo estatus legal que protege a los animales

Quienes defienden estas causas buscan que los animales sean portadores de derechos, tal como sucede con las empresas.

Guía de: Argentina

IMG-20190217-WA0000

Foto: Diario Judicial

Por primera vez en la historia, un orangután hembra fue reconocido como un sujeto con derechos por la Justicia de Argentina. El reconocimiento de “persona no humana” para “Sandra”, la orangután, genera aún controversias. Conozca los fundamentos de la Justicia.

Todo comenzó cuando una organización no gubernamental presentó una acción de hábeas corpus a favor de la orangután. En octubre de 2015, la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (AFADA), y el particular Andrés Gil Domínguez, promovieron una acción de amparo contra el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Jardín Zoológico de la ciudad, por “…conculcar de forma manifiestamente ilegal y arbitraria el derecho a la libertad ambulatoria, el derecho a no ser considerada un objeto o cosa susceptible de propiedad y el derecho a no sufrir ningún daño físico o psíquico que titulariza como persona no humana y sujeto de derecho la orangutana Sandra”. La presentación agrega la solicitud de liberar al animal para que sea trasladado a un santuario acorde a su especie.

La presentación fue rechazada en primera instancia por el juez interviniente. Apelada la medida, se expidió la Sala II de la Cámara de Casación Penal, quien dictaminó que (el animal) debe ser considerado como un sujeto no humano que tiene derecho a la vida, a la libertad y a no sufrir daño. En parte de su fallo se afirma: “…no puede dudarse sobre la capacidad de los animales para sentir [...] Por ello, los animales, como seres sintientes deben poder gozar de algunos derechos fundamentales, como el derecho a la vida, a la libertad a no sufrir padecimientos, es decir, a la protección de sus intereses básicos”.

5DC020CE-A649-4489-8B578B0BDBAE4ADB_source

Sandra es un orangután hembra híbrido entre dos especies de orangután.

Antecedentes

La presentación de la organización AFADA tomó como base un antecedente ocurrido en 2007. Ese año, una ONG brasileña, logró que un juez de Bahía aceptara un hábeas corpus sobre la chimpancé de nombre “Suiza”, recluida en el zoológico de esa ciudad. El juez aceptó la presentación y ordenó su liberación. Sin embargo, el día previo al cumplimiento de la sentencia apareció muerta, especulándose entonces que fue envenenada. Ese primer caso en el mundo es considerado un “leading case” (caso de referencia) en la jurisprudencia y doctrinas en todo el orbe.

Fue el primer caso en la historia en el cual se hizo lugar a la interposición de un recurso de hábeas corpus para la protección de la vida e integridad de un sujeto no humano. Su autor fue el Fiscal con competencia ambiental de Bahía y catedrático de la Universidad de esa ciudad, Dr. Heron Gordilho, primer Presidente de la Asociación Latinoamericana de Derecho Animal (ALDA).

Qué se pretende con estos amparos

“Me parece interesante que una sociedad se ponga a debatir eso”, señalo al diario El País de España, Federico Bogdanowicz, director Ejecutivo del Instituto Jane Goodall en España. “Ni siquiera la organización más radical sostiene que sean la misma especie que nosotros. Está claro que no lo somos, pero también está claro que no son cosas”.  Por lo tanto, quienes defienden estas causas no buscan una igualdad entre seres humanos y otras especies; sino que los animales sean portadores de derechos, tal como sucede con las empresas.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X