Prohíben a un alumno ir ceremonia de graduación con un vestido blanco

Un curioso caso ocurrió en la provincia de Corrientes, Argentina.

Guía de: Argentina

“… conseguí mi traje y bueno, a ser feliz”, escribió en su cuenta de Instagram el joven “Gero”, refiriéndose con resignación al traje de varón con el que concurrió al acto de graduación de su colegio San Patrick de la provincia de Corrientes, Argentina. Anteriormente, las autoridades del colegio le habían prohibido de manera terminante que concurriera con un sobrio vestido blanco largo, a tono con la ceremonia.

Publicación del chico en Instagram. A la izquierda con su vestido, a la derecha tal como debió concurrir.

Según relató en su descargo y denuncia pública, fue amenazado con dejarlo sin título o expulsarlo de la ceremonia si no concurría con ropas de varón.  “Veo que la sociedad correntina creció, ya que recibí no sólo apoyo de mis seres queridos más cercanos, sino hasta de instituciones privadas. Espero que esto deje una trayectoria y se reduzcan los casos de discriminación”, detalló antes de concluir con que fue calificado como “mamarracho” y “mal vestido” cuando se conoció la novedad de su sueño adolescente.

¿Qué dice la ley de inclusión?

En lo referente a la apariencia de los alumnos, la ley es clara en cuanto a que deben respetarse las normas y reglamentos internos de los colegios. Por su parte, la Superintendencia de Educación ha señalado, interpretando la ley, que la apariencia fuera de la norma o  de los reglamentos de cualquier establecimiento educacional, sea particular, subvencionado o municipal, no podrá significar ninguna medida sancionatoria que aleje a los menores de las aulas. En ese sentido, los colegios sí podrán aplicar otros tipos de medidas disciplinarias, como poner anotaciones.

Las estrictas normas de vestimenta del colegio. Tomado de su página Web.

Difícil decisión

Si se considera que las normas de vestimenta del uniforme del colegio eran estrictas (según se verifica en la imagen superior), se entiende que el joven habría cursado toda su escolaridad respetando esas normas. Por lo que se intuye, que el intento de vestirse según sus deseos del joven era algo accesorio al título obtenido y quizás anecdótico para una fiesta escolar. Sin embargo, las autoridades del colegio se habrán enfrentado a la disyuntiva de velar por la imagen hacia la sociedad y resguardar su lícito negocio de educar. Seguramente, al impedir que concurriera vestido según su gusto, las autoridades habrán considerado la opinión de las exigentes familias que envían a sus hijos a un colegio privado y el riesgo de perder alumnado por que pudieran considerar que la institución educativa fuera demasiado permisiva. El joven igual podría haberse dado el gusto de vestir de blanco junto a sus compañeros y amigos y guardar esas imágenes para la posteridad. Lo dicho, difícil decisión.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X