Protestas políticas: Una inesperada y sorprendente forma de ingreso para los argentinos en crisis

Los manifestantes descubrieron una nueva oportunidad de hacerse con algo de dinero.

Guía de: Argentina

Un puesto de venta de choripan y bondiola durante una marcha. Foto Apertura.

En un país en el que el 30,3 % de su población se mantiene sumergida en la pobreza e indigencia desde hace décadas, con 9,3% de personas desocupadas y 11,1% de subocupación, cualquier oportunidad de “rebusque” económico resulta muy bienvenida.

La herejía de la necesidad

“La necesidad tiene cara de hereje”, es un antiguo dicho popular rioplatense referido a la realización de acciones que resulten contrarias al pensamiento, convicciones o escala de valores de una persona con tal de obtener un ingreso o solucionar un inconveniente.

Es en ese contexto que “…a un pequeño pueblo bonaerense que tiene menos de seis mil habitantes, mandaron tres ómnibus ofreciéndoles 500 pesos (32 dólares), vino, Coca Cola, choripanes para los que fueran el viernes a la marcha, comentó hace unos días el presidente del Banco Central Javier González Fraga, reproduciendo comentarios pueblerinos escuchados cerca de Luján, provincia de Buenos Aires.

Es así que la proliferación de marchas, piquetes y protestas promovidas en los últimos meses por grupos opositores al gobierno se han transformado en una inesperada, pero bienvenida, oportunidad laboral para pequeños emprendedores.

Pero no todo vale 500 pesos, hace tan solo seis meses se ofrecían vales de 300 pesos para concurrir a una marcha. Será cuestión de estar atentos y ser selectivos para elegir a cual marcha concurrir.

Vale entregado por la Municipalidad de La Matanza para participantes de la Marcha Federal. Eduardo Feinmann.

¡Hay chori y bondi!

Apertura, es una prestigiosa revista dedicada a la economía. Publicó hace unos días varios testimonios de pequeños emprendedores que permiten cuantificar la importancia de las movilizaciones políticas asociadas al tradicional gusto argentino por el chorizo y la bondiola asada.

“Siempre que hay marchas y salgo temprano del trabajo o tengo el día libre, me vengo con el carrito; traigo 80 patys (genérico de hamburguesa en Argentina) y los vendo a 50 pesos completos”. La ecuación corresponde a Daniel, y fue tomada durante la última marcha promovida por una facción del sindicalismo. En un buen día de trabajo puede facturar unos cuatro mil pesos, nada mal.

Luego realiza un cuadro de situación: “Hay cada vez más competencia de puestos, y la gente que marcha se viene con lo justo; igual también hay cada vez más marchas, que aunque para nosotros son trabajo, son una señal de que la gente la está pasando mal”.

Ruth, es otra entrevistada en plena tarea que vende sus patys a 60 pesos. “Los fines de semana vendo en las canchas de Boca, Independiente y Racing, y cuando hay marchas me vengo acá al centro, aunque salvo en las de los maestros, no se está vendiendo mucho… Con Cristina se vendía más”, sonríe.

Very Tipical. Preparando el asado durante una marcha. Foto Tumblr.

Por su parte, Paola y su marido, comenzaron hace tres meses vendiendo hamburguesas y choripanes en las marchas: “En una buena marcha vendo 160 patys a 40 pesos los simples y 50 los completos, pero a eso tengo que restarle los mil pesos que gasto de flete para traerme la parrilla desde Avellaneda”. Luego agrega una sutil observación: “Para que se venda tiene que haber movimiento; si la gente camina mucho, como en la marcha del Día de la Memoria, ahí sí vendemos todo”.

Fátima, por su parte, propone promociones con un producto más sencillo y sin necesidad de fuego: “Hoy preparamos sándwiches de salame y queso que se venden a uno por 30 pesos o dos por 50”.

Somos mucho más que dos

Una antigua tradición de los regímenes personalistas sostiene que el ejercicio y exhibición del poder supone poner a la mayor cantidad de personas en la calle acatando la palabra de un líder. A modo meramente ilustrativo citaremos solo dos casos históricos; Benito Musolini en Italia y José Stalin en Rusia. Existen varios más que seguramente el lector tendrá presente en su memoria.

Continuando con esa antigua tradición, en Argentina, se han popularizado las convocatorias a protestas, marchas y manifestaciones que centran su atención únicamente en el número final de concurrentes. Es así que otro de los sectores beneficiados por esas costumbres son los propietarios de transportes escolares y colectivos del transporte público.

Las municipalidades, sindicatos y punteros políticos zonales contratan medios de transportes para trasladar al público contratado y seguidores. Es complicado poder obtener testimonios de situaciones y valores entre conductores y cuentapropistas debido a la diversidad de medios de pago existentes.

El abanico de contra prestación incluye sumas de dinero, favores en habilitaciones municipales o extensión de permisos, acceso al crédito para renovar la unidad o diluir inquietudes respecto a hipotéticos percances que podría sufrir el vehículo, etc.. Pero cualquiera sea la forma elegida o inducida de retribución siempre obtienen alguna ventaja monetaria u operativa que les permite afrontar impuestos y otros gastos.

Bienvenidos al tren

micros-decada_kirchnerista-celebracion-Plaza_de_Mayo_CLAIMA20130525_0243_14

Micros y movilización. Vínculo indisoluble. Foto Clarín.

Por último, quienes se trasladan en trenes o a través de la red de subterráneos a las concentraciones no suelen pagar pasaje. No es por una subvención estatal ni una súbita pérdida de la memoria. Es que los bulliciosos grupos suelen presentarse en las estaciones en actitudes vehementes obviando el pago del pase que realiza cualquier ciudadano.  Al mismo tiempo, mientras son trasladados hasta el punto de concentración, entonan emotivos cánticos alusivos y no se inhiben de exhibir la euforia de participar del magno acontecimiento haciendo las delicias del resto de los pasajeros.

Es que no pagar el pasaje, es su manera de trasladar al Estado los costos operativos de participar. Quizás será por eso que una concurrente a la multitudinaria convocatoria espontánea de civiles del último sábado en plazas del país, en apoyo a la democracia, expresó: “Nosotros vinimos con la SUBE, no nos trajo nadie”.

Nota: SUBE es la tarjeta prepaga de pases para el transporte público de Buenos Aires.

Fuente de datos estadísticos: Instituto Nacional De Estadísticas y Censo: Informes técnicos – Condiciones de Vida – 2ª semestre 2016. (13,2 millones de personas bajo la línea de pobreza, de las cuales 2,7 millones estaban por debajo del umbral de indigencia).

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X