¿Qué ocurrió con Eloísa Moritán? La mansión tenebrosa que los vecinos piden evitar

Una tenebrosa historia de fantasmas, apariciones y lugares malditos. La tétrica mansión de los Tezanos Pinto.

Guía de: Argentina

Selección_104

Los escasos vecinos piden a los ocasionales viajeros que pasan por el pueblo que no se acerquen a la antigua casa. Basta mencionar el nombre de la vieja mansión para que los lugareños suspendan el diálogo o incluso reaccionen de manera violenta. Así le ocurrió a una familia de la cercana ciudad de Paraná, distante solo 20 kilómetros del pueblo, que quiso conocer porque era tan famoso el lugar. Al preguntarle a una vecina sobre cómo llegar a esa casa fueron prácticamente expulsados del pueblo.

¡Váyase de acá!

Según el relato de la integrante de la familia publicado en el portal Ahora: “Pasábamos por la vieja parada de trenes y, cuando quisimos preguntar cómo llegar a la famosa casona embrujada, salió una mujer muy enojada, a los gritos, con (algo) lo más parecido a una escopeta al tiempo que gritaba que nos fuéramos, porque eso era propiedad privada”. La asustada familia abandonó de inmediato el pueblo.

Selección_106

El edificio de la estación de trenes de Tezanos Pinto restaurada en 2012. Foto: Ahora.

El origen de Tezanos Pinto

El último censo poblacional realizado en 2010 indica que residen allí 319 personas. Apneas un abigarrado puñado de casas a cada lado del camino donde se destaca el edificio de la vieja estación de trenes, restaurada en 2012 en oportunidad de celebrarse el centenario del pueblo. A dos cuadras de allí están los restos de la mansión Tezanos Pinto.

De acuerdo a lo que hemos podido reconstruir, comenzando el siglo XX que fuera de plena expansión de la actividad agropecuaria en Argentina la familia Pinto invirtió en campos del lugar. Se instalaron y construyeron una casa amplia y confortable según los estándares de la época. Uno de los integrantes de la familia Pinto se casó con una integrante de otra familia poderosa de la zona; los Tezanos. Conformaron entonces ambas familias un poderoso grupo económico regional que terminó dándole su nombre a la pequeña localidad que comenzaba a alzarse en derredor de las actividades y vivienda de los Tezanos Pinto.

Selección_107

Parte del altillo donde afirman que aparecería una presencia femenina bajo determinadas circunstancias.Foto: Caminando La Pampa.

Algo no estuvo bien

Posteriormente un integrante de la ya familia Tezanos Pinto se casó con una fina señorita de otra familia de la región: los Moritan. Pasaron los años y Eloísa Moritan (tal sería su nombre) comenzó a mostrar severos “aspectos psíquicos” de los que no se encontró detalle documental. A tal punto se deterioró la salud mental de Eloísa que -según las pautas de la época- su familia decidió encerrarla en la mansión. Debe entenderse que para las familias con poder económico de aquel entonces, tener un integrante con problemas psíquicos era motivo de descrédito social y resentía los negocios y posibles nuevos matrimonios.

Sin tratamiento especializado los días de Eloísa Moritan terminaron recluida en un pequeño altillo del que aún quedan restos. Cuando sobrevino su muerte el estigma social hizo que no se la sepultara en el panteón familiar. Versiones indican que fue enterrada en un lugar del parque que rodea la mansión. El sitio no fue identificado para así poder “olvidar” rápidamente aquella gafe familiar. Además, nadie que la conociera la lloró ni lloraría jamás.

Pueblo chico, infierno grande

Según relatos dispersos que hemos podido reunir, un tiempo después del deceso de Eloísa la familia Tezanos Pinto abandonó la casa. No se conocen los motivos, pero antiguos habitantes del lugar aseguran que la partida fue precipitada, ya que el almuerzo estaba servido, pero sin haber sido tocado. La antes esplendorosa mansión fue cayendo en el abandono y la destrucción de quienes buscaron un supuesto tesoro que habría dejado la familia en su precipitada huida.

Selección_109

Foto: Caminando La Pampa.

“Se fueron de un día para el otro”, afirmó Walther Zurdo, periodista del canal 6 de Crespo en una entrevista para el canal de noticias TN. El periodista ha estudiado el caso y realizado reconocimientos de la mansión. Para el diario La Nación expresó: “Rumores siempre existieron. Para muchos es el espíritu de Eloísa que vaga por el lugar”, para culminar con una sentencia: “Se desconoce el paradero de la familia Tezanos Pinto”.

No está claro cuando habrían comenzado los sucesos paranormales. En una comunidad pequeña y tan cerrada sobre sus misterios es difícil preguntar o que alguien quiera hablar sobre el tema. Fueron los visitantes ocasionales que comenzaron a divulgar visiones de figuras traslúcidas, sonidos extraños e incluso gritos aterradores. Algunos adolescentes que se sintieron atraídos por el misterio y para demostrar su valor pretendieron pasar la noche en la mansión. La mayoría desistió cuando los relojes y teléfonos celulares comenzaron a fallar o mostrar signos inquietantes. Unos pocos afirman que pasaron la noche y que nada ocurrió. Sin embargo prefieren no entrar en detalles.

Epílogo

Rastreando información que corrobore tan fantástica historia nos encontramos con post de una persona que dice ser hija de Eloísa Moritan y que recusa las afirmaciones de sucesos paranormales. Pero cuando le requirieron fotos familiares que atestigüen su afirmación cesó la comunicación:

Selección_108

Gustavo Fernández, referente local de fenómenos paranormales y especialista en esta historia, concede que “Eloísa tuvo por lo menos dos hijos, hoy ya de edad, que siguen vivos, ignoramos dónde”, atestigua. Lo cual hace posible que quien afirma llamarse Rosario Bergadá Moritán, lo sea. Fernández agrega que en 1990 tenía un programa de radio en LT 14 (radio de Paraná) llamado Al Filo de la Realidad: “Una mujer anciana llama una noche, diciendo que es la última Tezanos Pinto con vida” quien le contó al aire pormenores inquietantes de la historia, “aseguró que llamaba porque debía cerrar algo en su vida”.

Años más tarde, Fernández realizó una investigación en la mansión: “A plena luz del día apareció el fantasma de un hombre vestido de traje entre los arbustos”, afirmó. También, registraron inquietantes psicofonías, y que desde ese momento la actividad paranormal de esta o varias presencias comenzaron a aumentar”.

La historia de la atormentada Eloísa Moritán tuvo un giro inesperado en 2018, Fernández, afirma, haber encontrado que “en el cementerio de la Recoleta está enterrada desde el 17 de marzo de 2011 una mujer que falleció con 80 años bajo el nombre: Eloísa Moritán de Tezanos Pinto. ¿Por qué, entonces, los vecinos del pueblo no quieren hablar sobre la mansión?

Selección_111

La escalera que lleva al altillo. Foto Caminando La Pampa.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios