Transexual exige ante la Justicia la colocación gratuita de implantes y depilación completa

Una jueza requirió que se expongan las razones para negar la asistencia solicitada.

Guía de: Argentina

Sede de la obra social IAPOS en Rosario. Foto La Capital.

Una transexual argentina presentó un recurso de amparo ante la Justicia para que la obra social de los empleados públicos se haga cargo de los gastos de realizarse implantes mamarios, de glúteos y la depilación completa del cuerpo. La persona, que tendría unos 40 años de edad y trabaja en una escuela pública de la provincia de Santa Fe, está afiliada al Instituto Autárquico Provincial de Obra Social (IAPOS). Ante la presentación, la jueza del fuero Civil y Comercial Silvia Ana Cicutto, requirió a la obra social que exponga las razones para negarle la asistencia solicitada a la afiliada.

El límite de los derechos y controversia

Edificio de los tribunales rosarinos. La Capital.

Según el medio local dedicado a temas judiciales Tiempo de Justicia, el IAPOS señaló que entre sus prestaciones no reconoce la realización de cirugías estéticas, salvo aquellas consideradas cirugías reparadoras por los médicos solicitantes. Sin embargo, la Ley 26.743 referida al Derecho a la Identidad de Género, explicita en el artículo 11 que los servicios de salud de los sistemas público y privado deben incorporar a sus coberturas las intervenciones quirúrgicas totales o parciales, como también los tratamientos hormonales que requieran esas intervenciones.

Una estimación señala que el costo de lo solicitado por la persona supera con amplitud los cien mil pesos argentinos (6.700 dólares).  Los detractores de la sorprendente solicitud argumentan que lo solicitado no responde a un riesgo de vida o problema de salud, sino que se trata de una intervención estética para favorecer un estilo de vida. El el diario La Capital, un comentario hacía mención a que resulta paradójico que el Estado provincial se haga cargo de este tipo de intervenciones mientras que para el tratamiento de un niño con cáncer se deba juntar tapitas, aludiendo a la modalidad de juntar tapas de gaseosas para reciclar y así reunir fondos para el tratamiento.  Es una incógnita lo que podría ocurrir ante una resolución favorable a la solicitud y se teme que podría generar una avalancha de solicitudes de implantes y depilación.

Rosario arde y discute

El hecho avivó el fuego de la controversia que vive la ciudad de Rosario. Hace unas semanas el Consejo Deliberante aprobó una ley que asigna 5 puestos laborales municipales por año a personas transexuales. El único voto negativo fue fundamentado en que resulta injusto ese tratamiento especial para una minoría. En todo caso, habría que concederle el mismo derecho a todas y cada una de las minorías, expresó el legislador. Según un informe municipal, en la ciudad de Rosario habita el 10% de la población trans de Argentina, estimada entre 300 y 500 personas.  Una encuesta realizada entre la comunidad trans, obtuvo que el 92% de ellas está o estuvo en situación de prostitución. Otros datos arrojaron que  el 57% de las mujeres trans que ejercen o ejercieron el comercio del sexo tienen entre 30 y 50 años, mientras que el 31% está entre 18 y 30 años.

Rosario ¿capital trans?

Coronación de Paola y sus princesas. Foto La Capital.

Agente Angie Beatríz Álvarez.

La ciudad de Rosario parece haberse convertido en un polo de atracción para la población transexual. De hecho, se la considera a la ciudad más abierta a la diversidad sexual de Argentina. En diciembre de 2015, la rosarina Paola Medina ganó el certamen “Miss Trans Argentina 2015″, conquistando al jurado por su “belleza natural”. La situación no es nueva. Hace algunos años Rosario se distinguió por tener en filas de la policía provincial a la primera agente transexual.  Angie Beatriz Álvarez, lograba así ser reconocida como mujer, vestir el uniforme femenino y concurrir al baño de mujeres, entre otros logros. Álvarez había ingresado a la fuerza de seguridad con nombre y ropa de hombre.

La ciudad, además, proporciona de forma gratuita hormonas a personas que cambiaron su imagen para adecuarla a su identidad de género auto percibida. El objetivo de esta medida sería el de favorecer la construcción de la identidad de género en esas personas. Lo notable, y que molesta a un sector de los rosarinos, es que la ciudad tiene aproximadamente 900.000 habitantes y la población de transexuales que se asumen como tales rondaría las 500 personas. Se preguntan por qué tantos derechos a una minoría comparativamente tan mínima.

Las travestis reclamando por la aplicación integral de la ley de identidad de género. Foto: La Nación

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X