Travesti tomó drástica determinación con clientes morosos: Publicó sus nombres en Facebook

Una trabajadora sexual reclamó en las redes sociales a sus deudores con nombre, apellido y atributos privados. Escándalo y huida masiva de caballeros.

Guía de: Argentina

Imagen en Facebook de la persona afectada. MinutoUno.

La población de Lincoln, a 330 kilómetros al oeste de Buenos Aires, vive en estado de estupor desde hace unos días. El motivo es que una trabajadora sexual publicó los nombres y cantidades adeudadas por sus clientes. Además, agregó algunos detalles escabrosos de su intimidad.

Harto ya, de estar harto

La drástica decisión de la travesti conmocionó a la comunidad de la pequeña ciudad de Lincoln. Harta de reclamar su pago por los servicios sexuales cumplidos, publicó los nombres y apellidos en Facebook y las cantidades adeudadas. Algunos de ellos mantienen hasta tres meses de deuda, algo inconcebible en servicios que suelen ser abonados al contado y en moneda de curso legal. En algunos casos, de aquellos más remolones al momento de cumplir con sus obligaciones monetarias, procedió a detallar algunas de sus cualidades íntimas.

Foto BigBangNews

Según comentan medios locales, la persona que se dedica al comercio sexual abrió hace un tiempo un perfil en la red social para publicitar y ofrecer discretamente sus servicios. Todo marchaba sobre tacos altos, hasta que las deudas se fueron acumulando. Fue entonces que, presa de un arrebato pasional publicó: “A los que me deben que vayan pagándome o los escracho…hace más de tres meses que me deben y es la última vez que se los digo”.  No se conoce si tuvo respuestas a su intimación. Pero unas horas después publicó algunas imágenes y comentarios del tipo: “Perdon por esto pero ya pasaron 3 meses de que estuvimos en tu captiva (vehículo) y por mas que la allas pasado bien (la tenes gigante) hoy necesito la plata. Perdon señor (sic)”. A otro cliente le dijo: “Perdón por esto pero vos también la pasaste bien en tu partner (vehículo) aunque la tengas chiquita pagame los 13750 pesos”, fatídica y lapidaria confesión. No queda claro en concepto de qué son los 50 pesos.

Cartel publicado por la persona afectada en su perfil.

Cobramos con frac y galera

No se conoce si la contabilidad de la persona afectada mejoró a partir de las intimaciones. Lo cierto, es que un manto de silencio y sospechas atraviesa a la sociedad de Lincoln. Algo habrá ocurrido, ya que la persona afectada eliminó los comentarios con identificación. Pero, a modo de cláusula obligatoria que pende sobre los cuellos de sus clientes como la famosa “Espada de Damócles” dejó la frase: “A los que me deben que vayan pagándome o los escracho”. Una pregunta sacude los corrillos en bares, hospitales, comisarías y esquinas de Lincoln: ¿Cómo es que no cobró por adelantado?

Cartel publicado por la damnificada. MinutoUno.

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X