Volcó un camión con vacas y los vecinos actuaron rápido y se las comieron

El hecho ocurrió en Añatuya, Santiago del Estero, Argentina. Luego del accidente, los vecinos dieron rápida cuenta de las vacas malheridas.

Guía de: Argentina

Camión con vacas

Foto diario Panorama de Santiago del Estero.

Ocurrió el miércoles 25 de mayo, cerca de las 9 de la mañana en la provincia de Santiago del Estero. Según informó el diario Panorama, un camión transportando ganado vacuno que provenía de la provincia de Santa Fe con destino en la ciudad de Garza, volcó en la avenida de Circunvalación de la ciudad de Añatuya debido a la rotura de la lanza del acoplado.

Algunos de los animales murieron en el accidente, pero el resto fue faenado por los enardecidos vecinos que se llevaron suculentos trozos a sus casas.

El accidente ocurrió, tal como fue consignado al comienzo, cerca de las 9 de la mañana y a unos cinco kilómetros de la ciudad santiagueña de Añatuya. Siendo un día feriado en Argentina, las personas estaban en sus casas disfrutando del descanso y quizás pensando en lo costoso que sería hacer el tradicional asado del 25 de mayo.

Algunos quizás ya habrían desechado esa antigua tradición de festejar todo con un asado debido al alto costo de la carne. Sin embargo, la tradicional calma santiagueña se vio alterada por la llegada de la noticia del accidente.

Dejando a un lado la lógica modorra de una hora tan temprana, rápidamente comenzaron a llegar vecinos al lugar del accidente y agolparse. No se sabe como comenzó o si ya venían preparados con cuchillos y sierras, lo cierto es alguien decidió proveerse de carne gratis y otros lo siguieron.

Según relataron testigos, primero dieron cuenta de los animales exánimes. Luego, de los heridos y por último de varios de los azorados sobrevivientes. En pocos minutos se constituyó un frenético ir y venir de motocicletas, autos, cabalgaduras y agitados pies entre el lugar del accidente y la población. La policía tardó muy poco en llegar, pero se encontró con enormes dificultades para contener a la enceguecida multitud que clamaba por su porción de carne.

Restablecida la calma sobre el ensangrentado terreno arribó un camión que se llevó al resto de los animales sobrevivientes. La multitud, ahora contenida, maldecía la eficiencia policial y miraba con evidente desconsuelo aquello que pudo ser suyo y no lo fue. Trascendió que no hubo detenidos, aunque al mediodía eran visibles en la población varias columnas de humo y se percibía un fuerte aroma a asado, mientras se festejaba al grito de ¡Viva la Patria! el nacimiento de la República Argentina.

 

 

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X