Inicio » Artes Marciales » Equipo

Habilidad versus esfuerzo en artes marciales

En las artes marciales hay habilidosos innatos, a quienes no les cuesta aprender y avanzan muy rápido, y hay esforzados perseverantes que valoran cada logro porque saben cuanto les ha costado obtenerlo. Conozca los pros y contras de ser un habilidoso innato o un esforzado perseverante.

Al empezar a entrenar artes marciales ustedes se darán cuenta de que hay dos tipos de practicantes.

Hay gente que apenas entra a una sala de clases o dojo parece venir con el chip de técnicas de combate incluido: Sabe cuál es su guardia sin que nadie le explique, aprende rápidamente cada golpe, tiene buena flexibilidad, un cardio admirable … Tiene habilidades innatas para las artes marciales.

Otros, la gran mayoría de hecho, no nacen con esta suerte. Les cuesta más aprender, se demoran en asimilar la infinidad de pequeños detalles que hacen cada técnica perfecta, pierden el equilibrio, son más descoordinados, más  “tiesos”… Para destacar en lo que hacen, requieren de un esfuerzo y persistencia muchísimo mayor que las personas con habilidades innatas.

Artes Marciales

Foto: El Mercurio

Habilidad versus esfuerzo.

Ambas situaciones traen pros y contras, y en este artículo veremos algunas de ellas.

Habilidosos innatos

PROS: Al comenzar ven que rápidamente superan a sus pares e incluso a alumnos más antiguos, y esto les incentiva mucho al principio. Les gusta saber que lo hacen bien. Avanzan a gran velocidad, lo que les puede permitir llegar a competir muy luego. Con el tiempo pueden llegar a ser grandes peleadores, e inclusive destacar en más de un arte marcial.

CONTRAS: Al resultarles tan fácil el aprendizaje, se pueden aburrir rápido. La verdad es que al ser humano muchas veces le llama más la atención hacer algo que les requiera esfuerzo, y persistencia. Lo que les sale “gratis” al final no les es tan atractivo, y abandonan.

Esforzados perseverantes

PROS: Son los que requieren esforzarse para conseguir sus metas y mejorar en artes marciales quienes para mí a veces mejor personifican cómo debe actuar un peleador. Cada mejoría, cada logro, lo atesora, porque sabe cuanto le costó. Como valora tanto lo que aprendió a punta de rigor y constancia en sus entrenamientos es que este tipo de artista marcial merece todo mi respeto. He mencionado en otros artículos que las artes marciales implican un camino, de esfuerzo, disciplina, rigor. Eso es lo que estas personas tienen. Les trae enormes beneficios a más largo plazo, y además sus logros les resultan más placenteros y satisfactorios. Más aún: a veces son precisamente este tipo de practicantes quienes tienen más éxito en su arte marcial. Al tener por delante un desafío mayor, ponen más esfuerzo y energía en lo que se plantean.

CONTRAS: Para quienes no toleran bien la frustración, el camino de las artes marciales no servirá probablemente, especialmente si no tienen habilidades innatas. El esforzado persistente se expone a muchas críticas y hasta retos de su maestro, a malos ratos, frustrado intentando algo que a momentos le parecerá que jamás logrará. Interminables sesiones de entrenamiento parecerán no dar frutos en el corto plazo (palabra clave: parecerán). Sin un espíritu fuerte y decidido, alguien que a quien las artes marciales le resulten dificultosas probablemente desistirá.

En conclusión

La verdad es que todos los artistas marciales tienen algún área en que son especialmente hábiles. A veces sólo toma algo de tiempo encontrar cual es su fuerte. Puede ser la rapidez, la fuerza, timing, la inteligencia sobre el ring o tatame al planear una estrategia, su espíritu inquebrantable.

Alégrate si estás en el grupo de los habilidosos innatos: recuerda que lo que ya tienes es parte de tu potencial, pero es tu tarea explotarlo y superar los límites que tenías al comenzar a entrenar. Si te duermes en los laureles no mejorarás: Siempre hay algo más allá, una nueva meta que imponerse y que perseguir.

Si no es tu caso, y eres un esforzado perseverante, también alégrate y celebra la cualidad que con el tiempo te hará destacar en lo que te propongas: tu voluntad a prueba de todo. Tu esfuerzo y perseverancia se verán recompensados con creces si tienes paciencia y disciplina. Suena cliché pero es cierto: querer es poder, nada es imposible, así que ¡Sigue adelante!

Más sobre Artes Marciales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X