Inicio » Artes Marciales » Equipo

La velocidad en Artes Marciales: qué es y cómo ejercitarla

La velocidad tanto de movimiento como de reacción son cualidades físicas esenciales para un artista marcial. Conozca más sobre ellas, y sobre los ejercicios indicados para mejorarlas.

Si en algo estamos claros es que la velocidad es un atributo esencial para la práctica de toda arte marcial. Ahora, debemos determinar qué entendemos por “velocidad”. Según la RAE. ésta es (en la acepción que me parece más atingente a la materia): “Ligereza o prontitud en el movimiento”. Sin embargo, como vemos, esta definición se refiere a solamente un tipo de velocidad que existe y nos interesa, que es la velocidad del movimiento. Sin embargo también hay otros tipos de velocidad, uno de los cuales es de gran relevancia para quienes practicamos artes marciales y que es la velocidad de reacción.

Velocidad Artes Marciales

Foto: AFP

La velocidad de una persona viene determinada en buena parte por su genética.

La velocidad de una persona viene determinada en buena parte por su genética. Hay personas que son innatamente veloces. No obstante, la velocidad es una cualidad física absolutamente trabajable y mejorable, con los ejercicios adecuados. Asimismo, según la información dada por portalfitness.com (nota que se enfoca más bien en la velocidad al correr, pero que igualmente nos es útil) hay ciertos principios fisiológicos que influyen como son la altura, el peso, la calidad de las fibras musculares que para una mayor velocidad deben ser fibras explosivas, la musculación y la nutrición. En los dos tipos de velocidad mencionados tienen también relevancia la coordinación y la técnica, ya que un movimiento determinado está diseñado para ser lo más efectivo y, por ende, lo más rápido posible. También  la resistencia física, ya que mientras más agotada esté la persona de menos agilidad dispondrá.

Velocidad de movimiento: Acá influye la aceleración, o sea, el realizar un movimiento determinado en el menor tiempo posible y la rapidez, que se refiere a la frecuencia con que se es capaz de realizar determinados movimientos. En este tipo de velocidad es donde más influyen los aspectos fisiológicos ya mencionados.

Vemos que la velocidad de movimiento o motriz se puede parcelar según, por ejemplo, la parte del cuerpo en la que nos enfoquemos o el tipo de movimiento a realizar. Por ejemplo alguien puede tener piernas rápidas para pegar patadas, pero ser más lento con los puños. Por otro lado, una persona puede ser rápida al golpear, pero lenta al desplazarse. Todo esto influye en una pelea, y vemos que la velocidad de movimiento es muy importante principalmente en el ámbito del ataque en combate.

Velocidad de reacción: Este tipo de velocidad se refiere a la cantidad de tiempo que se necesita para responder a un estímulo, de manera que éste gatille una reacción determinada en el sujeto. En ella influyen, entre otras cosas, la concentración, el nivel de alerta en que la persona se encuentra, y tiene también un importante componente genético.

Según el Blog Cinturón Negro, la velocidad de reacción se debe distinguir entre simple y compleja. Esto depende de los movimientos que se deben ejecutar en reacción al estímulo, sin es un solo movimiento –por ejemplo esquivar un golpe-, o una combinación de ellos (contraatacar). Entonces vemos que la velocidad de reacción tiene mucha importancia en el ámbito de la defensa, cuando se está siendo atacado, para rehuir o contraatacar oportunamente los golpes del adversario.

Ejercicios para aumentar y mejorar la velocidad

Velocidad

Foto: AFP

La velocidad se puede trabajar con ejercicios.

Ambos tipos de velocidad se trabajan con ejercicios que suelen ser comunes en un entrenamiento de artes marciales.

Para incrementar la velocidad de movimiento, ejemplos útiles de ejercicios son ejecutar un mismo movimiento la mayor cantidad de veces posible en un período de tiempo limitado (por ejemplo golpear focos tantas veces como se pueda por X minutos); realizar los movimientos que se usarían en combate, pero con pesos (sombra con mancuernas pequeñas), o usando guantes de más onzas de los que usualmente se utilizan.

Para la velocidad de reacción, por su parte, lo importante es nuevamente el repetir determinados actos, pero importa más la situación a la que se debe ver expuesto el alumno, o sea por ejemplo que se le ataque repetidas veces con un mismo golpe hasta que acostumbre su ojo y su mente e instintivamente logre esquivarlo. Para las reacciones complejas es, como su mismo nombre lo indica, algo más difícil y que requiere más dedicación, ya que se incorporan más variantes como el tipo de ataque (los golpes recibidos), la distancia con el rival, la posición en que se encuentran ambos contrincantes, etc.

Siempre en estos ejercicios deberá el que los practica exigirse al máximo, para ir aumentando sus capacidades y superándose a sí mismo: el fin detrás de toda arte marcial.

Más sobre Artes Marciales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X