Reina Sofía vs. Letizia: Desconocidos detalles del odio entre las dos soberanas españolas

El incidente de la foto junto a las nietas dio un sacudón histórico a España; porqué se odian la reina Sofía y Letizia

Guía de: Celebridades

Este artículo podría comenzar tibio, dubitativo. O peor, temeroso. Pero para qué andar con vueltas. Qué se llevan mal, que no hay química, que los caminos de la vida, bla bla, bla. A ver… Fuerte y claro, como se dice en el barrio, sin eufemismos: las reinas de España se odian. ¿Vieron que no es tan grave? Mucha gente se odia y el mundo sigue andando. Y hablando de suegra y nuera, el porcentaje sube. No es tan terrible.

Claro que si eres reina de un país y tu nuera es la otra, reina emérita, la cuestión se amplifica. Pero el incidente de la foto sólo puso negro sobre blanco a una historia que viene de mucho tiempo atrás. Por si algún selenita recién se despierta y no sabe de qué estamos hablando, aquí va el resumen. Sofía, la madre del rey Felipe VI, buscaba una foto con su nietas en la misa de Pascua celebrada en la Catedral de Palma. Pero su nuera se entrometió, impidió ésta, las nenas forcejearon con su abuela y todo fue captado por una cámara. El resto es historia; no hay redundancia (o si la hay, está bien pero bien justificada): el escándalo es histórico.

letizia-sofia

La cuestión viene desde el mismísimo comienzo. A Sofía jamás le gustó Letizia. Pero esto es realeza del Siglo XXI: poco de sangre azul y mucho de entretenimiento. Ambas ponían buena cara y listo ¡Click! ¡Digan whisky! El asunto pasó a segunda base cuando la experiodista se enteró que Iñaki Urgandarín, esposo de la infanta Cristina (hija de Sofía y hermana del rey Felipe), hablaba mal de Letizia a Felipe. Urdangarín se burlaba de la realeza en sus grupos de amigos y su blanco predilecto era la más joven de las reinas. Nada wow, ¿cierto? sólo chusmerio mundano. Pero el caso Nóos, un escándalo de corrupción, hizo estallar todo.

A pesar de ser condenado por fraude fiscal y malversación de fondos, Urgandarín no fue a la cárcel (en eso España no se diferencia del resto de los países: los ricos no van presos). La decisión que tomó la corona fue una cuestión de marketing: Felipe y Letizia se distanciarían de la infanta y su condenado esposo para no quedar pegados. ¿Los reyes habrían actuado igual de fríos si los involucrados hubieran sido otros familiares? La sospecha, puertas adentro, es que la drástica decisión era la venganza de Letizia por las burlas. Al fin de cuentas, corruptelas es lo que sobra en las coronas europeas, y no por eso los reyes entregan a los señalados; se blindan y listo. El show continúa.

Sofía fue la única que intentó intentar mantener la familia unida, al menos en apariencia. La respuesta de Letizia no se hizo esperar: de allí en más comenzó a dificultarle cada vez más ver a sus nietos.

Para el aniversario de la muerte del rey Pablo de Grecia, padre de Sofía, la reina emérita invitó a toda la realeza en homenaje a su fallecido padre. Letizia y Felipe debieron ir, pero no se quedaron para el almuerzo. En otras palabras, declaraban la guerra total.

Van trece años de relación entre ambas mujeres. Hay temas menores que, como en cualquier familia, se agigantan por la tensión: Sofía dice que Letizia obliga a las pequeñas a estricta dieta y ejercicio, para ser como ella, delgada y musculosa. ¿Será cierta semejante tontería? Después del encontronazo que sacude a España, todo es posible. Y por demás creíble. ¿Y el rey Felipe, a todo esto? Las malas lenguas, que nunca faltan y encima sobran, dicen que ni pincha ni corta. Qué lenguas malas… Malísimas.

Más sobre Celebridades

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X