Inicio » Cine »

Así fue “El gran rugido”, la película más peligrosa jamás hecha: Acabó con Melanie Griffith desfigurada y 70 personas heridas

Tippi Hedren y Noel Marshall tenían leones como mascotas y filmaron una película casera llena de animales salvajes.

Guía de: Cine

Las películas suelen ostentar diversos logros, pero ninguna le ha hecho sombra a “El gran rugido” (“Roar”), film considerado el más peligroso jamás hecho. La cinta comenzó a filmarse a comienzos de los años ’70 y tras casi una década de rodaje, se estrenó en 1981. Protagonizada por Tippi Hedren y dirigida por su esposo de aquel entonces, Noel Marshall, corrió riesgos y tuvo como saldo a 70 personas heridas, incluida Melanie Griffith, hija de la actriz.

roar pelicula leones

“El gran rugido” (1981)

Mucho antes de que Tippi Hedren fuera la madre de Melanie y la abuela de Dakota Johnson, la actriz que hoy tiene 90 años supo ser una de las favoritas del director Alfred Hitchcock, protagonizando clásicos del cine como “Los Pájaros” (1963) y “Marnie, la ladrona” (1964).

Como tantas estrellas de Hollywood, ella no la escapó a las excentricidades, aunque si de rarezas se trata, lo suyo fue excepcional: tuvo 150 grandes felinos, incluyendo un león de 180 kilos como mascota.

madre de melanie griffith leones en la casa

Tippi Hedren en su casa con un león / Revista LIFE

Su peligrosa obsesión por los grandes felinos comenzó en 1969, durante el rodaje de “La cosecha de Satán” en África. Ver la magnificencia de los leones tan de cerca la fascinó y pronto tuvo consigo un cachorro. El próximo paso fue “El gran rugido”, una historia donde los felinos tendrían especial protagonismo.

Tras varios años de filmación, “El gran rugido” fue estrenada en 1981 y aun hoy es considerada como la película más peligrosa jamás hecha. El film fue un auténtico proyecto familiar: Noel Marshall dirigió, escribió y protagonizó la película junto a Tippi Hedren, quien además fue productora. Pero no solo ellos corrieron riesgos. Melanie Griffith, por entonces adolescente, más Joel y Jerry, hijos de Marshall, también formaron parte del elenco.

el gran rugido pelicula

“El gran rugido” (1981)

roar el gran rugido pelicula historia como se filmo

“El gran rugido” (1981)

La película contaba la historia de un naturalista que vive en Tanzania, estudiando el comportamiento de los grandes felinos. Pero su vida cambia su familia viaja desde Estados Unidos y decide quedarse a vivir con él.

Originalmente, el guion requería de 50 leones, pero la cantidad de animales creció a 132, incluyendo tigres, panteras negras, leopardos, jaguares, elefantes, chitas, pumas, además de flamencos, avestruces, cisnes negros, grullas, pavos reales y hasta un marabú africano. Según Hedren, el único animal que Marshall rechazó tener fue un hipopótamo. Las escenas se filmaron sin adiestradores de animales.

 

La interacción con los animales fue real y puso en riesgo tanto al elenco como a los técnicos. Tippi Hedren vio su pierna aplastada por un elefante, lo que le provocó una infección y gangrena. También sufrió cortes en el cuero cabelludo luego de que un león la mordiera.

Noel Marshall, por su parte, estuvo tres semanas internado en estado crítico luego de que un tigre le mordiera la mano, generando una septicemia por la que podría haber perdido el brazo. El director de fotografía también perdió todo su pelo de un tirón, tras lo cual le dieron 220 puntos de sutura. Joel y Jerry, los hijos de Marshall, fueron hospitalizados tras sufrir heridas por parte de los leones.

En 2015, “El gran rugido” fue relanzada, con un tráiler no carente de humor negro que destaca las heridas sufridas por el equipo, pero que los animales salieron ilesos:

 

Melanie Griffith no corrió mejor suerte. La actriz, que por entonces daba sus primeros pasos en el cine, fue herida por un león en el rostro y pudo haber perdido un ojo. Además de recibir 50 puntos, debió someterse a una cirugía reconstructiva. “Todos en la familia fueron lastimados por los felinos, y eso incluye a Melanie, quien fue arañada en la cara por un joven león y necesitó cirugía plástica”, detalló Joel Marshall en el documental “Roar: The Most Dangerous Movie Ever Made”, estrenado en 2016.

Lee también: ¿Qué historias secretas esconden estas 17 famosas películas? Situaciones desconocidas que no te esperabas

Esta peligrosa obsesión por tener animales salvajes como si fueran mascotas quedó evidenciada no solo en el cine, sino también ante las cámaras de la revista LIFE. En 1971, Tippi Hedren y su familia posaron para la publicación mostrando su vida cotidiana con un león en su mansión de Beverly Hills. En algunas de las fotos se puede ver a Melanie Griffith en la piscina y en la cama con el león de 180 kilos junto a ella.

melanie griffith viviendo con leones

Melanie Griffith en la piscina / Revista LIFE

Melanie griffith durmiendo con un leon

Melanie Griffith durmiendo con un león a su lado / Revista LIFE

“Muchas veces, en los años siguientes, me he preguntado si Melanie habrá sentido que era tanta la atención que le daba a los grandes felinos que teníamos que no le dedicaba suficiente atención a ella”, escribió Hedren en su libro “Tippi: A Memoir”.

Años más tarde, Tippi Hedren se arrepintió de todo esto: “No fue hasta varios años después que me di cuenta qué ingenua y estúpida fui. Me dominó la emoción, el asombro, el desafío, la pasión y la visión de hacer nuestra película y compartir mi vida con estos magníficos animales salvajes, y dejé a un lado la lógica”.

Tippi Hedren viviendo con leones

Tippi Hedren jugando con un león en su mansión de Beverly Hills / Revista LIFE

Noel Marshall roar con un leon en la casa

Noel Marshall conviviendo con un león / Revista LIFE

“¿Quiénes creíamos que éramos para arriesgar todas estas vidas, las de nuestro equipo, las de los animales, las nuestras y, por sobre todo, las de nuestros hijos, para lo que no era más que una película casera muy, muy costosa?”, reflexionó Hedren en sus memorias.

“El gran rugido” también es considerada una película maldita. Enfermedades del equipo técnico se sumaron a infinitos retrasos en el rodaje debido a inundaciones en el set, destrucción de equipamiento, animales que eran liberados o asesinados. El presupuesto inicial de 3 millones de dólares pasó a ser de 17 millones, y las seis semanas de rodaje se extendieron por años. La película recaudó 2 millones de dólares cuando logró llegar a las salas, en 1981. Además, se ha ganado el título de la película casera más costosa de la historia.

En 1983, un año después de separarse de Marshall, Tippi Hedren convirtió en refugio la propiedad donde tenía a todos sus animales y creó la fundación Roar dedicada al cuidado animal y a crear conciencia sobre los peligros de tener animales exóticos como mascotas.

Lee también: La humillante experiencia de Melanie Griffith durante el rodaje de “Secretaria ejecutiva” que le cambió la vida

Más sobre Cine

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X