Inicio » Cómics » Equipo

“¿Por qué diablos me gustan los cómics?” (Parte 1)

Hay quienes han hecho del cómic el eje de su vida y le dedican tiempo completo (o gran parte). A un selecto grupo de célebres comiqueros les hicimos esta pregunta existencial. Aquí, sus respuestas.

Imagen: @elfafosaez

Dibujantes, guionistas, editores, creadores de sitios de información especializada, dueños de tiendas que los venden… hay quienes aman tanto los comics, que han hecho de ellos parte de su vida, pero no sólo como coleccionista o lector pasivo, si no que destinando el total o gran parte de su trabajo al noveno arte. A algunos de estos comiqueros empedernidos, les hice esta pregunta que me ha quitado el sueño unas cuantas noches. He aquí sus respuestas:

Jorge Baradit. Escritor y autor de los libros “Ygdrasyl”, “Kalfukura”, “Synco”, entre otros. Guionista y colorista de la novela gráfica “Policía del Karma”, junto a Martín Cáceres, con quien prepara la adaptación de “Synco” al mismo formato.

“Me gustan los cómics por la misma razón que otras disciplinas artísticas: cuando son capaces de encontrar ese tono único que las hace irremplazables para ver lo que no se podría ver de otra manera, esa posibilidad que te dan de acelerar, ralentar o simplemente detener la narración a la velocidad de tu estado de mente cuando quieras y cómo quieras. La revisión exhaustiva de un plano, un detalle, es la peli y el artbook al mismo tiempo. No es el rollo de película que se mueve, eres tú moviéndote. Porque los cómics son básicamente PARA VER y cuando además de narrar historias increíbles se ve increíble, el orgasmo es perfecto, si no, es SANDMAN, una mina fea que te cuenta historias la raja. En ese sentido, Watchmen podrá ser todo lo bacán conceptual y narrativamente que quieran, pero la expresividad gráfica y plástica que ADEMÁS tiene Arkham Asylum, por ejemplo, me hace ponerlo por encima sin dudarlo”.

Gustavo Arismendi, “Yorick Allen”, co-administrador y reportero del sitio especializado en comics www.loseternautas.com

“La verdad, la culpa la tienen mis padres. Cuando era pequeño me compraban cómics de personajes de Disney y yo, que no sabía leer, le inventaba todos los diálogos. Me gustaban los dibujos, pero más si tenían textos. De ahí siempre recordaré que me compré mi primera historia de superhéroes, Man of Steel #4 de John Byrne, y que me la quitaron por ser muy violento y me lo cambiaron por uno del Pato Donald… Padres, si supieran cómo están ahora las historietas… No hay una razón por la que me encanten las cómics, pero si tuviera que buscar una sería que me fascinan por la capacidad de que la imaginación sin límites de cualquier historia se pueda ver plasmadas en imágenes. No se necesitan grandes presupuestos, sólo una buena pluma y un genial trazo, y cualquier historia puede plasmarse en una viñeta. Lo importante es que son como fotografías de los sueños: desde algo tan simple como seguir la vida de una persona a volar por los cielos, no tendrán movimiento, pero es como si lo tuvieran. Además, tiende a ser un arte tan menospreciado por algunos “círculos serios”, que uno le agarra más cariño al descubrir, con los años, que es mucho más complejo de lo que aparenta. En pocas palabras, no son monitos. Son grandes historias”.

Daniel Hernández, dueño de la tienda “Shazam Comics”.

“Creo que debe de ser porque cuando pequeño me llevaban al dentista o al doctor y, para que no alegara, me compraban las Ediciones Novaro. Creo que ésa es la única razón por la que lograban hacerme entrar a esos lugares feos y silenciosos. Uno iba al centro de Santiago y en todos los kioscos estaba lleno de éstos: Linterna Verde, Batman, Superman, Flash y tantos otros; era lo mas cercano a la televisión a colores que teníamos en muchas casas. Estamos hablando de los años 80. Después conocí a los personajes Marvel, pero eso es otro cuento. Yo partí (y creo que casi todos) por los comics DC y con los superhéroes. De ahí el cariño que le tengo a éstos”.

Marco A. Rauch, Editor general de Mythica Ediciones, guionista de “Zombies en La Moneda”, autor del libro “Cuentos de Cara y Sello”.

“Pertenezco a esa afortunada generación que creció al alero de Mampato y de las decenas de títulos de la Editorial Quimantú, además de muchos otros títulos argentinos y europeos.  La historieta (término que me identifica más que el cómic) ocupó el lugar que hoy ocupa la TV, los juegos de video y el cine en los adolescentes.   La historieta tiene la capacidad de mostrarnos cualquier historia sin detenerse en los costos de producción de efectos especiales; podemos ver el hundimiento de universos completos por menos de la mitad de una entrada al cine. Finalmente, leer una historieta es un ejercicio íntimo cuya capacidad alucinógena y estimulante no le va en zaga a cualquier otro fármaco legal o ilegal, por lo que es un medio de comunicación que aúna en forma perfecta la evasión y la capacidad de entregar contenidos con un nivel de eclectisimo difícil de igualar”.

María José Barros, guionista y dibujante del webcómic “Diario Rojo”. www.diariorojo.com

“Me gustan los comics por la misma razón que a otros les gusta el cine, la literatura o la música: porque hay una necesidad profunda y muy humana de historias. En cada historia nos vemos reflejados como personas, como sociedad, y por eso las buscamos y las atesoramos. Anhelamos estas historias que nos hacen soñar, que nos permiten vivir la vida desde otras perspectivas y viajar a lugares que jamás podríamos conocer. Cada vez que abrimos un cómic, un libro o comenzamos a ver una película, por vanal que sean, nos adentramos más y más en nosotros mismos. Ahora, lo genial del cómic, y lo que lo pone, para mí, sobre el cine, la novela u otras expresiones humanas, es su lenguaje, un híbrido dinámico, simbólico, profundo y liviano a la vez que lleva a la imagen y al texto a un nuevo nivel: la narrativa gráfica”.

Clepanto, el misterioso personaje tras el blog especializado en reseñar el cómic chileno clepanto.blogspot.com

“Desde que tengo memoria, el mundo tiene colores y palabras para mí. La narrativa gráfica de buena calidad genera un nivel de contenido muy especial y en ocasiones superior al contenido que puede generar solo un cuadro o solo un texto. Siento pasión por leer y descubrir mundos nuevos cada vez que abro un libro. Cuando abro una novela gráfica, el mundo tiene más contenido y llena mi imaginación mucho más satisfactoriamente que texto y dibujo por separado. Me gusta la narrativa gráfica porque me parece que es una de las maneras más reales que tiene el ser humano de comunicarse y contar historias”.

Hay más respuestas igual de interesantes, pero harían muy extenso el artículo. Por eso, se viene una segunda parte con otros comiqueros de elite que se animaron a responder.

Te invito a comentar y a contarles a todos ¿por qué diablos te gustan los comics?.

@elfafosaez

Más sobre Cómics

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X