Inicio » Cultura India » Equipo

Auroville, la “ciudad universal de la unidad humana” celebró 50 años con meditación, música y ritos

La ciudad está ubicada en India y se concibe como "un lugar universal para que hombres y mujeres de todo el mundo vivan en unidad y armonía".

“Auroville no pertenece a nadie en particular. (…) pertenece a la humanidad en su conjunto (…). Auroville será el lugar de la educación permanente, del progreso constante y de una juventud que nunca envejece. Auroville quiere ser el puente entre el pasado y el futuro. Aprovechando todos los descubrimientos externos e interiores, quiere lanzarse audazmente hacia las realizaciones futuras. Auroville será el lugar de búsqueda material y espiritual para dar un cuerpo vivo a una unidad humana concreta”, reza la carta fundacional de esta ciudad; ubicada a 10 kilómetros de Pondicherry, en el sur de India, en el Estado de Tamil Nadu; que recientemente celebró sus 50 años de existencia.

Lo que suena a una utopía, logró concretarse el 28 de febrero de 1968 por la Madre Mirra Alfassa, discípula del filósofo y yogi indio Sri Aurobindo, quien llegó al concepto de ciudad internacional y universal inspirada en los escritos del sabio.

Tiene que haber en el mundo “una ciudad universal donde hombres y mujeres de todos los países sean capaces de vivir en paz y en progresiva armonía, por encima de todo credo, política y nacionalidad. (…) [Una ciudad cuyo propósito sea] lograr la unidad humana”, decía la primera declaración pública de la ciudad que hizo la Madre en 1965.

Auroville1

En el año siguiente, en 1966, el Gobierno de India presentó el concepto de Auroville a la Asamblea General de la UNESCO, quien lo refrendó por unanimidad la iniciativa en tres oportunidades (1966, 1970 y 1983).

Hoy la urbe sigue en pie y aunque algunas iniciativas no han funcionado a la perfección; como la eliminación total del dinero o la independencia de India en relación con el cableado eléctrico; Auroville sigue siendo un modelo innovador, colaboracionista y futurista, que en estos 50 años ha inspirado a muchas otras comunidades y cooperativas en el mundo entero.

Los festejos de lo que se ha llamado “El jubileo de oro de Auroville” comenzaron a principios de marzo, con presencia del Primer Ministro de India, Narendra Modi, quien presentó un nuevo sello postal en honor a la ciudad y reflexionó respecto de cuánto el mundo ha avanzado en la dirección que siempre apuntó Auroville.

“Si se observa dónde estaban el mundo y la India en 1968 cuando se fundó Auroville, el mundo vivía en compartimentos y en un estado de guerra fría. La idea de Auroville vio al mundo integrarse por comercio, viajes y comunicación”, dijo.

“Ya sea en educación continua, protección del medio ambiente, energías renovables, agricultura orgánica, tecnologías sustentables para la construcción, aprovechamiento del agua o reutilización de residuos. Auroville ha sido pionero”, subrayó.

Además, confesó que espera que “Auroville siga siendo un faro para el mundo, (…) el guardián que derribe las estrechas paredes de la mente. Que continúe invitando a todos a celebrar las posibilidades de la unidad de la humanidad”.
Ceremonias de fuego y agua

Para la fundación de Auroville, hace 50 años, los jóvenes que representaban a 124 naciones y a todos los estados indios habían transportado un puñado de tierra de cada uno de esos lugares para colocarlos en una urna que ahora se encuentra en el centro del Mantrimandir, un enorme santuario de meditación con forma de domo dorado que literalmente es el corazón de la ciudad, cuya perfecta y armoniosa construcción demoró cerca de 37 años.

Ahora los festejos comenzaron con un ritual de meditación con fuego, a las 4:30 AM; y una ceremonia de agua, en la que esta vez niños, jóvenes y adultos vertieron las aguas de 150 fuentes en todo el mundo y de siete ríos indios en un disco de oro, también en el corazón del anfiteatro del Matrimandir.

En la ceremonia los niños y jóvenes portaban carteles con forma de gotas de agua que anunciaban el nombre del país y el río o lago de donde provenía el agua.

“El agua es fuente de vida y causa de conflictos, pero sobre todo es un elemento de unión. Toda la vida necesita agua. El agua fluye a través de todas las fronteras. Las aguas de los siete ríos sagrados de India, la fuente del Nilo, el Mar Muerto y las aguas de ríos, lagos, manantiales y mares de todo el mundo fluirán en un estanque armonioso que simboliza la unidad de la vida en la tierra y nuestra visión de una humanidad unificada” expresó la comunidad en un comunicado sobre el jolgorio.

“En la antigüedad, nuestros sabios y ‘Rishis’ realizaban ‘yagna’ (o ceremonias de fuego) para comenzar grandes esfuerzos, tan trascendentales que muchas veces modelarían el curso de la historia. Uno de estos ‘Yagna’ para la unidad se realizó aquí hace exactamente 50 años. Hombres y mujeres trajeron suelos de todas partes del mundo. En la mezcla de los suelos, comenzó el viaje de la unidad”, expresó emocionado el Primer Ministro, Narendra Modi, en el discurso de celebración.

Una “galaxia” a partir de un banyan

Auroville fue fundado en una erosionada meseta, donde no había mucho aparte de “un solitario y joven árbol de banyan, que montaba guardia y parecía estar esperando algo”, narra la bailarina, poeta y escritora india, Anu Majumdar, autora del libro: “Auroville: Una ciudad para el futuro”; y de otros ocho libros inspirados en sus vivencias en la ciudad donde nació.

Auroville2

“Un día, alguien colgó un anuncio de ese banyan, fue un verdadero SOS del árbol, que fue recibido por la Madre en el Ashram o comunidad de Sri Aurobindo. Ella inmediatamente envió a alguien a verificar el lugar y así fue encontrado lo que estaba buscando. Pronto ella comenzaría a construir la ciudad en las inmediaciones de ese árbol.

El banyan es un enorme árbol autóctono de India, que se caracteriza por sus largas lianas y profundas raíces, por lo que se le considera también un “árbol invisible”, en el sentido de que crece casi más de su tamaño, por debajo de la tierra, abriéndose paso con sus poderosas raíces. Su nombre en sánscrito significa literalmente “que crece hacia abajo” y por ello también es considerado un árbol sagrado por las diferentes religiones de India.

La madre tenía ya 90 años cuando comenzó a trabajar con el arquitecto Roger Anger para construir los planos de la ciudad, para que pudiera albergar a unas 50.000 personas.

Llegó a llamarse el Plan Galaxy, porque su aspecto desde el aire es muy similar al de una galaxia, en donde el Matrimandir se ubicaría en el centro mismo, como si fuera un sol que da vida.

En ese primer periodo la Madre señaló: “muchas personas han venido a Auroville… Ya comenzaron a discutir cuál será la situación política de la ciudad… Auroville debe estar al servicio de la verdad, más allá de todas las convicciones sociales, políticas y religiosas. Pero, sobre todo, insistí en que sería mejor construir la ciudad primero y el resto lo veríamos después”, cuenta Majumdar en su libro.

La ciudad partió con menos de 200 habitantes de unos pocos países, quienes se organizaron para recuperar los suelos, reforestar la meseta, construir casas y pabellones con elementos sustentables y dar vida al santuario del Matrimandir.

Hoy Auroville tiene más de 2.400 habitantes de 49 países y cerca de 2 millones de árboles y arbustos; además de escuelas, espacios de investigación y educación continua; centros de salud; y hasta un mercado para la ventas de artesanía y productos elaborados a mano por los habitantes y las comunidades cercanas.

Probablemente aún falta mucho que avanzar y explorar nuevas posibilidades de la vida comunitaria, pero ese pequeño banyan que comenzó todo ya no se encuentra solo.

Vea el documental “City of the Dawn”, producido por New Momentum for Human Unity, sobre Auroville:

 

Vea una galería con algunas fotos de la ciudad y de los festejos del “jubileo de oro de Auroville”:

Auroville3

Auroville10

Auroville9

Auroville8

Auroville6

Auroville7

Auroville5

Auroville4

Más sobre Cultura India

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X