Excremento de insectos amenaza los mármoles del majestuoso Taj Mahal

Los restos fecales de un mosquito, que encuentran en este monumento el lugar ideal de apareamiento, favorecen el crecimiento de vegetación sobre el mármol.

Guía de: Cultura India

Los restos fecales de un mosquito, que encuentran en este monumento el lugar ideal de apareamiento, favorecen el crecimiento de vegetación sobre el mármol.

El monumento indio más famoso del planeta, el Taj Mahal, considerado un ícono del turismo mundial; cuya fachada se caracteriza por sus bellos y albos mármoles centenarios; podría volverse completamente de color verde, por la amenaza de un insecto en la ciudad de Agra, donde se ubica esta hermosa construcción.
1449231.jpg_141166916

taj-mahal-insect.jpg.838x0_q80

El Taj Mahal nació del amor del emperador mogol Shah Jahan hacia su esposa favorita, Mumtaz Mahal, fallecida en el parto de su decimocuarto hijo. Cuatro siglos después, se podría afirmar que es “otro romance” el que está empañando la belleza de la tumba más famosa de India.

La decoloración del mármol blanco de esta joya histórica, fruto de la contaminación del aire, es un problema que arrastra la ciudad de Agra desde hace tiempo. Pero ahora un nuevo actor se ha colado en la lista de culpables: el Goeldichironomus o “mosquito de los lagos”, un insecto que, en su vuelo de apareamiento, acude a la llamada romántica del mausoleo y ayuda a que sus paredes adquieran manchas verdosas.

Estos insectos se encuentran en el Yamuna, el río junto al monumento musulmán; y su aparición se explica por el pésimo estado de su agua estancada, putrefacta desde hace décadas debido a la acumulación de toneladas de residuos domiciliarios e industriales.

El Goeldichironomus crece al mismo tiempo que lo hacen los niveles de contaminación en zonas pantanosas, donde se alimenta de algas y fósforo.

“El enjambre de insectos es el resultado de su vuelo nupcial. Se sienten atraídos hacia el Taj Mahal. La vegetación (que crece) en el mármol blanco del monumento es clorofila digerida combinada con su materia fecal”, afirma Girish Maheshvri, jefe del Departamento de Entomología del Centro St. John, afiliado a la universidad B.R. Ambedkar.

Según este experto, el impacto es estético ya que se está decolorando el mármol, pero la piedra no sufre daños. El caso ha llegado al Tribunal Verde del país asiático a través del activista D.K. Joshi, que denuncia que el continuo vertedero de residuos sobre el río está empeorando el estancamiento y la aparición de estos mosquitos.

¿Amarillo verdoso?

Los insectos son la última pero no la única causa de la decoloración del Taj Mahal, que recibe cerca de seis millones de visitantes cada año.

Un estudio de finales de 2014, publicado en el Environmental Science & Technology, concluyó que lo que vuelve amarillas y verdosas las paredes del mausoleo, desde hace años, son partículas de carbono y de polvo fino que se emiten de la quema de combustibles fósiles, biomasa y basura.

-16

Hem H. Dholakia, investigador del Consejo de Energía, Medio Ambiente y Agua, señaló al periódico español El Mundo, que Agra tiene a un “aumento gradual de los niveles de contaminación. No es una opinión, es un hecho. En la zona del Taj Mahal los niveles de partículas PM10 en el aire han pasado de 184 microgramos por metro cúbico en enero y febrero de 2014 a 202 en el mismo periodo un año después y a 243 este año”, afirma.

La OMS señala que lo recomendable son 20 de media anual, muy lejos de la realidad que vive esta ciudad del norte de India.

En cuanto a las partículas en suspensión PM2.5, Agra no baja de 80 microgramos por metro cúbico, cuando la OMS recomienda que no se superen los 10 para la protección de la salud, lo que la convierte en una de las ciudades más contaminadas de India.

“Un río casi muerto”

Entre las medidas adoptadas, Dholakia destaca “la instalación de monitores de contaminación del aire, la reubicación o cierre de industrias altamente contaminantes y la prohibición de vehículos dentro de un radio de dos kilómetros”.

El año pasado las autoridades indias llegaron a prohibir la quema de estiércol de vaca -utilizado de forma habitual como combustible para cocinar- en los alrededores del Taj Mahal para combatir la polución del aire y el tono amarillento del monumento, Patrimonio de la Humanidad reconocido por la Unesco.

374237_148416

El Servicio Arqueológico de India (ASI), que desde 1994 aplica arcilla para recuperar el brillo perdido, calcula que necesitará casi una década más para devolverle al panteón su color puro. Además de repetir la operación cada siete años, como hasta ahora.

Las zonas verdosas que nacieron en la pared trasera del Taj Mahal, con la llegada de los insectos se están tratando directamente con agua. Pero eso no es suficiente.

“Limpiar el Taj Mahal con agua no va a resolver el problema. Sabemos dónde y cómo crecen estos insectos, por lo que si resolvemos el problema en el nivel esencial, podemos parar su crecimiento y no habrá marcas en el Taj Mahal. Hay que ir a la raíz del problema. Y eso significa analizar el Yamuna, un río casi muerto”, afirma el arqueólogo Bhuvan Vikram Singh.

Más sobre Cultura India

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X